Inmovilidad transitoria por un dolor de espalda: causas y cómo actuar

Inmovilidad transitoria por un dolor de espalda

Una de las dolencias de espalda más comunes entre las mujeres tiene que ver con la espalda, causa además de numerosas bajas laborales debido a la escasa importancia que se le da. Los dolores leves que surgen debido a un estilo de vida sedentario, en el que la higiene postural destaca por su ausencia y, en muchas ocasiones, se ven potenciados por una escasa práctica de ejercicio físico, pueden conllevar, de no tratarlos, en lesiones más graves que, incluso, llegan a generar una inmovilización transitoria del área afectada. Problemática que, en definitiva, puede resultar una importante limitación en el desarrollo de nuestras tareas diarias.

Causas de la inmovilidad transitoria de la espalda

Pero no sólo el sedentarismo resulta una causa primaria de inmovilidad. Si realizamos algún tipo de movimiento con el que forcemos innecesariamente la espalda, podemos llegar a paralizar la zona. Tras este proceso, el área afectada comenzará a enviarnos sucesivas señales de dolor. Espasmos, la práctica de deportes de riesgo o el levantamiento de más peso del que realmente podemos alzar pueden suponer riesgos patentes de fuertes dolores, especialmente en el área lumbar.

Las dolencias más comunes que pueden provocar inmovilidad transitoria son las que afectan a la parte baja de la espalda, ya sea por lesiones musculares o por esfuerzos innecesarios. A pesar de esto, la circunstancia tratada también puede ser generada por patologías más graves como infecciones, hernias de disco, enfermedades istémicas o lesiones de origen tumoral.

Dado el caso, el mejor consejo, para no agravar la dolencia innecesariamente, pasa por visitar a nuestro médico de confianza para que sea dicho profesional quién nos aconseje la vía más efectiva para atajar esta circunstancia. Aplicar calor en la zona, el uso de medicamentos de venta libre como antiinflamatorios o analgésicos que puedan paliar el dolor e, incluso, la fisioterapia a través de técnicas pasivas como el masaje o los ultrasonidos suelen ser soluciones recurrentes a la hora de tratar esta clase de anomalías en la espalda.

Marta Valle  •  lunes, 3 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

DF Videos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x