Calor para el dolor de espalda: ¿cuándo y cómo?

Calor para el dolor de espalda

Una disyuntiva muy común una vez sufrimos una lesión en la espalda es, por un lado, si resulta o no efectiva la aplicación de calor en la zona afectada y, por otro, si esta técnica es más efectiva que la de utilizar frío. Estudios recientes han revelado, en una extensa investigación sobre los usos del frío y del calor en las dolencias musculares, que la aplicación de una manta eléctrica durante varias horas consigue paliar las lumbalgias de reciente aparición.

Cómo aplicar calor en los dolores de espalda

Por normal general, y según las recomendaciones que suelen realizar al respecto los fisioterapeutas, el calor se aplica  en dolencias con carácter crónico, es decir, aquellos que llevamos varias semanas padeciendo y que no dispongan ningún tipo de relación con procesos inflamatorios. Las lesiones en las que el uso de calor suele resultar más eficiente son los dolores en la zona dorsal, en las cervicales, en contracturas musculares e, incluso, en procesos más a largo plazo como la artrosis.

Una de las opciones habituales cuando aplicamos calor en una zona de la espalda dolorida es la acción directa mediante una manta eléctrica o una bolsa de agua. La recomendación básica, aunque resulta mucho más útil la consulta con un profesional en la materia, es la de dar calor al área durante 15 minutos y después descansar. Otra opción redunda en las almohadillas relajantes, que pueden conseguirse en tiendas de productos naturales. Éstas se calientan en el microondas y sirven para aliviar la tensión y tonificar el sistema nervioso.

Debemos llevar mucho cuidado cuando aplicamos los métodos de calor y procurar no quedarnos dormidas con una bolsa de agua caliente o una manta eléctrica pues éstas, pasados muchos minutos, pueden llegar a quemar e irritar la zona. En todo momento, además, hemos de observar que la sensación de calor logre transmitirnos alivio, si notamos que nos molesta debemos dejar de usar ese método y consultar lo antes posible con nuestro médico o fisioterapeuta de confianza.

Marta Valle  •  viernes, 3 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos