Tipo de calzado bueno y malo para el dolor de espalda

Tipo de calzado para el dolor de espalda

Las mujeres que sufrimos dolores de espalda habitualmente, sobre todo en el caso específicos de las patologías relacionadas con la zona lumbar, debemos tener muy en cuenta cuál es el tipo de calzado que seleccionamos diariamente. Cuando caminamos, los zapatos tienen un gran impacto sobre nuestra espalda, por lo que éstos deberían ser lo suficientemente amplios para que los dedos no se encuentren oprimidos y resulte más sencilla realizar la acción de andar.

Un buen zapato para evitar dolencias en la espalda

Un fallo habitual a la hora de escoger un calzado para usarlo diariamente es que nos dejamos guiar más por la estética, el color o el diseño que en las propias cualidades del producto en cuánto a confortabilidad. De hecho, resulta especialmente importante debido a que unos zapatos inadecuados pueden conllevar, a largo plazo, graves problemas para la salud ya sean relacionados con los pies, las rodillas o la columna vertebral.

Los zapatos deben ser, en consecuencia, equilibrados, flexibles y cómodos. Por lo tanto, su función no se debe limitar, simplemente, a proteger nuestros pies sino que también deben servir para ayudar a nuestra columna vertebral a mantenerse alineada. En este sentido, un calzado apropiado nos va a servir para evitar lesiones y excesos de tensión en los músculos.

Una de las problemática específicas de las mujeres en relación con el calzado redunda en el uso de tacones altos. Éstos pueden provocar dolencias simplemente por la posición que ocupa el pie, con el talón en alto y los dedos apoyados a nivel del suelo. De esta forma, obligamos a algunos músculos de la espalda y de las piernas a realizar funciones extraordinarias para mantener nuestro cuerpo erguido, lo que puede devenir en dolores en dichas zonas.

Cómo escoger el calzado

Hay que procurar elegir un zapato plano o que posea un tacón inferior a los cinco centímetros. En este sentido, es fundamental que el talón esté bien sujeto de cara a evitar los tambaleos y el forzamiento de la cadera para mantener el equilibrio, lo que puede generar patologías en la espalda.

Siempre que nos lo podamos permitir, es preferible comprar un par de zapatos manufacturados, ya que tienden a ser más cómodos para nuestros pies. La suela debería ser, preferiblemente, antideslizante de modo que evitemos sentir presión en los dedos y en la punta del pie cuando caminamos.

Marta Valle  •  miércoles, 22 de mayo de 2013

DF Temas

1 comentarios

Avatar

  • SIL
    SIL

    07/04/2016 01:35

    LOS ZAPATOS PLANOS TENGO ENTENDIDO NO SON BUENOS PARA LA COLUMNA NI EL TACO MUY ALTO..

    Valorar
    Responder

Página: 1 de 1 (1 Elementos)

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x