Acaba con el dolor de espalda con el poder de tu mente

Según la OMS, el 80% de la población padece esta dolencia

Lidia Nieto

Acabar con el dolor de espalda: 12 trucos infalibles

El dolor de espalda es una molestia que afecta, según la OMS, a más de 80% de la población mundial. Lumbalgia, dorsalgia o la cervicalgia son algunos de los dolores de espalda que nos imposiblitan acciones tan cotidianas del día a día como subir o bajar escaleras, hacer la compra, coger a nuestros hijos en brazos, sentarnos frente a un ordenador o salir a bailar... 

Combatir el dolor de espalda es un gran reto al que cada día se enfrentan más de 7.000 millones de personas en todo el mundo. ¿Y si la respuesta para acabar con el dolor de espalda estuviese en nosotros mismos? Quizás tú eres el que tiene que tomar la rienda de este problema, afrontarlo y solucionarlo. Sabiendo que el dolor de espalda se genera y se produce por estrés, nerviosismo, lesiones, accidentes o malas posturas, pongamos remedio a esta enfermedad. 

10 pasos para acabar con el dolor de espalda

Bajo la premisa de que cuidar nuestra espalda es cuidar nuestra salud mental de manera global, el quiropráctico Ata Pouramni, autor del libro Escuela de la Espalda, nos orienta sobre cómo acabar con el dolor de espalda porque, como él mismo dice, "nuestra espalda y, en concreto nuestra columna vertebral, es un soporte que afianza nuestra vida. Por la columna transita la información que nos permite ser quienes somos, movernos como nos movemos y reaccionar como reaccionamos. Nuestra movilidad, flexibilidad, agilidad dependen de ella". 

+ Empieza por ti mismo 

Hay dolores crónicos que sin duda necesitan la ayuda de especialistas para mitigarlo, pero de nada sirve que el doctor/masajista/terapeuta haga contigo unos ejercicios en su consulta si tú después no continúas con ese trabajo en casa. ¡Tú eres tu propia medicina! 

+ El poder de la mente

¿Cuántas veces has deseado algo con tanta fuerza que al final se ha terminado cumpliendo? Los seres humanos tenemos la habilidad de sortear cualquier situación complicada, aunque las barreras que haya que saltar sean muy altas. Intenta aplicar esta forma de pensar a tus problemas de salud y notarás cómo tu recuperación se acelera. 

+ Crea un compromiso

Utiliza tu mente para acabar con tu dolor de espalda

Igual que tienes unas normas que cumplir en el trabajo (momento en el que entras o sales de la oficina, hora a la que comes, tipo de actividad que hacer cada día...) o en cuanto a la organización de la casa (limpieza, compra, aseo..) quizás deberías establecer una organizacón, por ejempo, del tipo de alimentación que es más conveniente para ti o el tiempo que te dedicas a descansar o a realizar distintos ejercicios que sabes que son beneficiosos para el dolor de espalda. 

+ Escucha tu cuerpo

No podrás emitir un diagnóstico de ti mismo, porque eso lo debería hacer un profesional, pero sí que puedes escuchar tu cuerpo para conocerle mejor y ser consciente de su fuerza, de su movilidad, de su resistencia o de hasta dónde puedes llegar...

+ No aceptes un no 

Hay gente que tras pasar por la consulta de su médico sale con la convicción de que su problema de dolor de espalda no tiene solución y que éste le acompañara de por vida. Busca otra opinión, investiga otras disciplinas, continúa leyendo al respecto... ¡sé persistente y lucha! 

+ ¿Dónde está tu compromiso? 

Acabar con el dolor de espalda con el poder de tu mente

¿Te acuerdas de las normas y hábitos que habías establecido para llegar a tu meta: acabar con el dolor de espalda por ti mismo y para siempre? Recupéralas de vez en cuando, piensa si las estás cumpliendo (¡ojo, deben de ser metas realistas!) e, incluso, establece una fecha para llevarlas a cabo. 

+ Comparte experiencias

Somos lo que somos también por el tipo de gente que nos rodea. Si quieres empezar a tener unos hábitos saludables para acabar con el dolor de espalda, debemos buscar a personas que participen de esas mismas pautas y, también, que estén en nuestra misma situación. 

+ Fuera victimismos 

En este plan que estás empezando a elaborar no valen los lamentos, las quejas, los victimismos... Destierra de tu vocabulario frases como "Siempre estoy mal" y sustitúyelas por "Cómo es mi dolor". Poco a poco, adoptando una filosofía de vida más positiva e intentando descubir el origen de ese dolor de espalda nos hallaremos más cerca de la solución. Además, es importante este cambio de actitud para evitar cierto malestar y ansiedad

+ Muévete 

Tenemos dos manos y dos piernas para ir de un sitio a otro, para subir y bajar montañas, para caminar de un sitio a otro. Resulta necesario para nuestra espalda y nuestra columna vertebral la actividad física

+ Emociones, cuerpo y mente, unidos

La mesa de trabajo, el colchón donde dormimos, el calzado que usamos... Todo influye para que nuestra columna y nuestra espalda estén mejor, por eso deberíamos tomar las medidas que desde nuestro entorno pueden ayudar a reducir esta dolencia. También desterrar hábitos como el alcohol o el tabaco, tan perjudiciales para nuestras salud física y psicológica.  

¿Te animas a empezar a luchar para acabar con el dolor de espalda?