Dolor de espalda: cuándo ir al médico

Cuándo ir al médico

Existe una tendencia bastante perjudicial para nuestra salud consistente en eludir la visita al médico cuando sufrimos algún tipo de dolor de espalda. Ya sean agudas o, incluso, crónicas, absorbemos patologías que pueden ser tratadas de forma sencilla como si fueran mecanismos corporales habituales. Por supuesto, hay que realizar distinciones según la gravedad del paso, pero resulta fundamental no considerar menos una dolencia que afecte a esta zona del cuerpo pues, en algún caso, puede conllevar serios riesgos para nuestro bienestar.

Dolores de espalda que debemos consultar con médicos

Existen recomendaciones básicas, según la gravedad del caso, en las que ante un dolor de espalda debemos, simplemente, consultar con el médico, acudir con urgencia a un centro de asistencia sanitaria o, por el contrario, eludir la observación por parte de un doctor.

Resulta necesaria una simple consulta médica si es la primera vez que notamos un dolor en la espalda o los características de las molestias son diferentes a las de casos previos, si la dolencia no mejora en 3 días o no desaparece en el transcurso de una semana, si no hemos podido conseguir aliviarlo con analgésicos de venta libre, si se extiende por las extremidades inferiores o superiores, si viene acompañado de pérdida de fuerza o cambios en la sensibilidad, si impide que nos podamos mover o, por último, si aparecen episodios de fiebre, cansancio excesivo o pérdida de peso.

La visita urgente a un profesional de medicina va a ser fundamental en casos en los que junto a la dolencia específica en la espalda aparezcan alteraciones importantes al orinar, pérdidas de sensibilidad en los genitales o el ano, desfallecimiento súbito en las piernas, dificultad de mantenerse en pie o apariciones súbitas de hormigueos y dolor en ambas extremidades inferiores.

Si en conjunción se dan las siguientes posibilidades, la visita al médica no sería en ningún caso imprescindible aunque, ante la duda, es mejor consultar que no hacerlo: la patología ya ha sido previamente tratada por un especialista, el dolor se puede soportar, las molestias no vienen acompañadas de un pérdida de fuerza y gozamos de un buen estado de salud general.

Marta Valle  •  sábado, 1 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x