El tabaco pasa factura en la menopausia: riesgos de la mujer fumadora

Los riesgos de la mujer fumadora en la menopausia

Sabemos que el tabaco aumenta el riesgo de padecer infinidad de enfermedades, desde problemas respiratorios y coronarios a circulatorios. Lo que muchas mujeres desconocen es que los efectos perjudiciales del tabaco pueden empeorar los trastornos propios de la menopausia, además adelantar esta etapa vital.

Menopausia precoz a consecuencia del tabaco

La menopausia supone el final de la etapa reproductiva de la mujer. Si bien se trata de un periodo que no podemos evitar, tampoco debemos afrontarlo con temor, pues hoy en día, los tratamientos para paliar los síntomas de la menopausia hacen que podamos mantener una buena calidad de vida a cualquier edad.

Pero que afrontemos tranquilas la llegada de la menopausia no quiere decir que no debamos estar preparadas para asumir ciertas complicaciones y cambios en nuestro cuerpo. Así que desde este punto de vista, cuanto más tarde lleguemos a la menopausia, mejor.

Y uno de los problemas de la mujer fumadora es que tiene más probabilidades de sufrir una menopausia precoz o, en el mejor de los casos, de adelantar la menopausia en unos dos años. Esto supone adelantar el proceso de envejecimiento de la piel, más riesgo de padecer osteoporosis y complicaciones en las relaciones sexuales, entre otros problemas.

Más riesgo de enfermedades por fumar en la menopausia

No podemos hablar sólo de riesgos y de posibilidades a consecuencia de fumar, sino que podemos afirmar la estrecha relación entre las enfermedades caridovasculares y la mujer fumadora en la menopausia. Y es que si la menopausia ya favorece por sí sola problemas como el colesterol o la mala circulación, si le sumamos el tabaco, nuestro cuerpo se convierte en el blanco de todas las enfermedades.

Además, el sistema inmunitario también se debilita con el paso de los años y por los efectos de la menopausia, algo que podemos prevenir con una alimentación equilibrada y una estilo de vida saludable en el que no tienen cabida ni el alcohol ni el tabaco.

En cualquier caso, siempre se está a tiempo de obtener los beneficios de dejar de fumar, independientemente de la edad. Pero no estaría mal, que unos años antes nos fuéramos preparando para afrontar la menopausia de una forma más sana y natural.

Laura Vélez  •  jueves, 2 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos