Las consecuencias de la menopausia inducida por extirpación de ovarios

Menopausia inducida por extirpación de ovarios

Muchas mujeres se ven en la situación de afrontar la menopausia antes de tiempo, enfrentándose a los habituales trastornos de la menopausia a una edad poco habitual. Es el caso de esas mujeres que sufren menopausia precoz o el de aquellas que llegan a una menopausia inducida, en este caso, por extirpación de ovarios.

Qué ocurre con los ovarios en la menopausia

Los ovarios son los encargados de la producción de hormonas, por lo que cuando llega la menopausia éstos dejan de cumplir su función dando por terminada la edad reproductiva de la mujer. En los casos en que los ovarios dejan de producir hormonas a consecuencia de una intervención quirúrgica ocurre lo que se denomina menopausia inducida.

No todas las intervenciones quirúrgicas del aparato genital tienen como consecuencia una menopausia inducida, únicamente en la extirpación de los ovarios. Cuando la intervención consiste en una histerectomía, esto es, la extirpación del útero, la menstruación se detiene, pero no la función ovárica, por lo que la mujer no entra ni en la menopausia ni en una menopausia inducida.

Los problemas ginecológicos por los que se puede llegar a una extirpación de ovarios son variados y en muchos casos no es necesaria una intervención tan radical. En cualquier caso, cuando una mujer llega a una menopausia inducida por extirpación de ovarios tiene que tener en cuenta ciertos aspectos.

Consecuencias de la menopausia inducida por extirpación de ovarios

La llegada de la menopausia supone una serie de cambios físicos que se traducen en envejecimiento, debilitamiento y problemas cardiovasculares. Unos riesgos que debemos retrasar todo lo posible. Por eso, cuando ocurre una menopausia inducida un tiempo antes de llegar a la menopausia natural, la mujer corre un peligro mayor de sufrir ciertas enfermedades.

El cuerpo de la mujer que tiene una menopausia inducida pasa más años sin la protección de los estrógenos, por lo que el debilitamiento de los huesos puede ser más grave, así como el mayor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Además, comenzar a sufrir algunos de los síntomas de la menopausia antes de tiempo, como pueden ser los sofocos, las pérdidas de orina, el dolor en las relaciones sexuales o los cambios de humor puede afectar a la vida diaria de la mujer que se encuentra con esta menopausia inducida.

Teniendo en cuenta esta situación, el tratamiento para aliviar los síntomas de una menopausia inducida habrá de ser más personal que nunca, adaptado a las circunstancias físicas y psicológicas de cada mujer. En todo caso, y como siempre recomendamos, el mejor remedio para afrontar la menopausia es mantenerse activa y con una actitud positiva.

Laura Vélez  •  sábado, 1 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x