Los efectos de la menopausia en la piel

Efectos de la menopausia en la piel

La falta de estrógenos que se produce en la menopausia deja notar sus efectos en todos los ámbitos, pero tal vez la consecuencia más evidente sea el deterioro de la piel. El proceso de envejecimiento se acelera con la llegada de la menopausia y la piel se debilita. Pero es el momento de poner remedio a esos efectos negativos de la menopausia en nuestra piel.

Consecuencias de la menopausia en la piel

Como siempre que hablamos de los trastornos de la menopausia, nuestra mirada se dirige hacia la falta de estrógenos. Eso es lo que hace que llegadas a cierta edad nuestra piel empiece a mostrar signos evidentes de envejecimiento como flacidez, sequedad, falta de tersura, un aspecto apagado y unas arrugas y líneas de expresión más evidentes.

Además, entre los efectos de la menopausia en la piel también se encuentran la aparición de manchas, la despigmentación y la cuperosis. Otros efectos bien visibles en la piel del rostro es la extrema sensibilidad, favoreciendo la aparición de granos, imperfecciones y rojeces.

Por todo ello, conviene estar preparadas y aprender a proteger nuestra piel frente a los efectos de la menopausia. Las cremas de tratamiento específicas para nuestro problema concreto serán nuestro mejor aliado en esta batalla contra el envejecimiento cutáneo, pero hay muchos más remedios que vamos a necesitar para mantener nuestra piel con un aspecto saludable.

Remedios para mantener una piel joven

Como son varios los frentes que tenemos abiertos para mantener una piel radiante a pesar de la menopausia, hay algunos aspectos que debemos hacer notar. El colágeno es lo que necesitamos para mantener la tersura y elasticidad de la piel, por lo que la búsqueda de cosméticos irá en esta dirección.

Pero una piel sana, radiante y joven no se consigue únicamente desde el exterior. Dado que es la falta de estrógenos lo que provoca el deterioro de nuestra piel, una buena forma de evitar la sequedad y la aparición de arrugas es mantener una buena hidratación, por dentro y por fuera. Ayudarnos de suplementos vitamínicos y de una aportación extra de hormonas puede ayudarnos a equilibrar el estado de nuestra piel.

Aunque el pilar básico de una piel suave y joven es una limpieza facial diaria adecuada a las necesidades concretas de nuestra piel. Una alimentación equilibrada también es importante para preservar la luminosidad de la piel y, nunca nos cansaremos de repetirlo, utilizar un protector solar durante todo el año evitará la aparición de manchas en un futuro.

Laura Vélez  •  lunes, 10 de junio de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x