Pros y contras de trabajar con tu pareja

Pros y contras de trabajar con tu pareja

Trabajar con tu pareja supone todo un reto para mantener una relación sentimental sólida y estable. Hay quien considera una suerte compartir el espacio laboral con su amor, mientras que para otros es un suplicio pasar la 24 horas del día con la misma persona. Efectivamente compaginar amor y trabajo en una misma persona y lugar tiene sus dificultades, pero a nosotras nos gusta mantener una actitud positva ante la vida. Así que hemos buscado las ventajas de tener a tu amor en el trabajo así como las facilidades de conciliación que te presenta esta situación.

Ventajas de trabajar con tu pareja

Vamos a dejar a un lado la posibilidad de que tu pareja se convierta algún día en tu ex, para valorar de lleno las ventajas que obtienes cuando tu novio y tu compañero de trabajo son la misma persona. Lo más destacable es que si trabajáis juntos es porque compartís un mismo campo de interés, algo que supone una ayuda para una pareja cómplice y compenetrada. Ten en cuenta que muchas parejas rompen porque no acaban de encontrar un interés común.

También tienes la seguridad de que si trabajas con tu pareja, tienes un compañero de trabajo menos del que preocuparte. Asumiendo que él te quiere y que quiere lo mejor para ti, no se va a dedicar a ponerte trabas laborales ni a criticarte delante del jefe o de los compañeros.

Además, si tenéis hijos, puede ser la situación perfecta para facilitar la conciliación de la vida familiar y laboral, pudiendo establecer horarios diferentes de forma que siempre esté uno de los dos al cuidado de los niños mientras la productividad de la empresa no se resiente.

Inconvenientes de trabajar con tu pareja

Pero es cierto que trabajar con tu pareja tampoco es la situación idílica. Pasar tanto tiempo juntos, en el trabajo, en casa y en vuestros ratos de ocio, puede llegar a quemar la relación de una forma mucho más rápida. Por eso es importante que aprendáis a tener espacios separados, dedicando parte de vuestro tiempo a estar solos o con amigos que no sean comunes.

También tendréis que aprender a dejar el trabajo fuera de casa. Es muy frecuente llegar al hogar después de un día de duro trabajo y desahogarte con tu pareja para liberarte de las preocupaciones. En este caso, tienes que tener en cuenta que tu pareja ha pasado por lo mismo y conoce a la perfección los detalles, así que lo mejor es olvidaros del trabajo y permitiros desconectar los dos.

Existe también la situación contraria, es decir, que trasladéis los problemas de pareja al trabajo. Si anoche tuvisteis una discusión monumental y no la habéis solucionado, aparca la reconciliación hasta después de la jornada laboral. Porque si quieres que tu relación de pareja funcione sin poner en peligro tu empleo, tendrás que aprender a separar trabajo y amor.

Laura Sánchez  •  lunes, 20 de mayo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x