Cómo recuperar la chispa en una relación rutinaria: 8 claves importantes

Consejos esenciales para recuperar la magia en pareja

Fátima Gallardo
Fátima Gallardo Terapeuta de pareja

Todos queremos sentir pasión en nuestra relación. En terapia de pareja muchas veces escuchamos frases como "es que somos como dos compañeros de piso" o "realmente nos sentimos como dos extraños que no tienen nada en común". Puede que estas frases te suenen y seguramente no sepas ni cómo habéis llegado a este punto porque los inicios no fueron así, pero ahora estáis en un punto que parece no tener retorno. 

Es entonces cuando te preguntas qué deberías hacer para recuperar la chispa en una relación rutinaria de pareja, ¿verdad? Si es así, déjanos decirte que estás en el lugar indicado: en Diario Femenino vamos a darte 8 claves importantes que estamos seguras de que van a ayudarte a recuperar la relación que deseas. ¡Toma nota! 

¿Por qué habéis perdido la chispa en vuestra relación de pareja?

Entonces, ¿qué ha pasado para que hayáis perdido la pasión en vuestra pareja? La rutina, los hijos, los problemas… Quizás ha entrado el reproche en nuestras conversaciones, la desgana o el desinterés por nuestra pareja. No nos hemos enterado aún que tener pasión en la pareja también se trabaja. Y que entra de puntillas en nuestra vida.

¿Qué podemos hacer entonces para recuperar la pasión? Pues es algo más sencillo de lo que creemos pero requiere un esfuerzo.

Plantearnos estas preguntas nos suele generar mucha angustia, pues solemos engancharlas a la creencia de que este desamor o falta de deseo por nuestra pareja se debe a que nuestra relación ha terminado. Aún nos falta una mirada más constructiva que nos desafíe a responder ante estas preguntas con una mente abierta, pero sobre todo con ganas de hacer algo para mejorar la relación y no sentir que nos tenemos que rendir.

8 tips fundamentales para recuperar la chispa en pareja

1 Comprensión y compromiso

Debes entender qué es realmente lo que quieres recuperar. Esto parece sencillo pero no lo es. Muchas veces nos planteamos que queremos recuperar la relación, pero en cambio de forma inconsciente también estamos pidiendo que nuestra pareja cambie o sea de otra manera. Y si te ocurre esto, es que ya estamos hablando de dos cosas diferentes.

Otras veces recuperar la relación es volver a tener nuestra intimidad de los inicios u otras veces recuperar la chispa es recuperar las ganas de estar con el otro o de confiar en el. Por eso es importante que cada uno detecte qué es lo que quiere recuperar.

2 Explica a tu pareja tus sentimientos

Qué estás sintiendo, qué estás pensando, qué es lo que crees que te ocurre. Qué te gustaría, qué le pides a tu pareja, pero también que aportas tú. Habla desde cómo te sientes tú. Deja a un lado el reproche y céntrate en lo que quieres conseguir. Describe muy bien tu demanda ante esta situación. Intentar que estas propuestas no sean vistas como una obligación o una crítica. Tenemos que verlas como parte de nuestro desarrollo como pareja.

3 Escucha a tu pareja

Dile que te explique qué es lo que siente, qué es lo que está pensando, qué es lo que realmente pide o incluso qué es lo que espera. Tanto de ti, como de él o ella misma como de la relación en sí.

Cuando hable, escucha sin juzgar, intentando entender lo que tu pareja necesita. Entiende que estáis hablando para solucionarlo y llegar a acuerdos, no es momento de reproches o de arreglar lo que os ha pasado en estos años. Es muy importante no interpretar en este punto, así que pregunta y comprueba si realmente estás entendido lo que tu pareja te está explicando.

4 Trabaja la conexión emocional

Al final muchas de estas demandas se deben a la necesidad de volver a conectar con nuestra pareja. Y aunque es verdad que solemos reconocer primero una desconexión íntima, en todos estos casos existe aunque no lo veamos una desconexión emocional. Así que lo primero de todo es intentar recuperar esta intimidad emocional. El poder hablar tranquilamente, poder comunicaros o miraros a los ojos es algo muy importante a la hora de recuperar esta conexión

5 Empezar a realizar cambios

Comenzar a reservar tiempo para pasarlo en pareja. Si podéis hacer planes en pareja que faciliten la conexión, el tiempo juntos de calidad, las conversaciones, los paseos, los pequeños contactos, mejor. Si no podéis salir ni disponéis de mucho tiempo, también podéis adaptar estos tiempos juntos y de conexión a vuestros tiempos en casa. Realmente no es tan importante hacer planes fuera, lo importante es hacer planes juntos. En sesión solemos recomendar hacer una lista en papel de cosas que habéis dejado de hacer y que queréis hacer juntos.

6 Trabajar en vuestro deseo personal

En toda relación y especialmente en las relaciones de pareja hay una parte individual y una parte de pareja. En este sentido es importante tener una buena conexión individual a nivel íntimo con uno mismo. En terapia solemos decir "que nos guste estar en nuestra piel". Y después de haber conquistado esa parte individual, ir con estas garantías a la relación de pareja. Es decir, llevar el trabajo ya hecho y no esperar a que la pareja nos de esa sensación de estar completos. De una forma más sencilla sería algo como conocer y tener a nuestro deseo cerca y no esperar a que nuestra pareja nos lo dé.

7 Trabaja el deseo en pareja

Muchas veces comenzar en este punto es difícil. Por eso, recomendamos un primer acercamiento con pequeñas cosas como daros la mano, dormir juntos, abrazados en el sofá, besos... Estas son algunas cosas sencillas que muchas veces no damos demasiada importancia y que pasamos por alto, ¿verdad?

Si esta parte ya la tenemos superada debemos centrarnos en los siguientes escalones, dar el siguiente paso. Es decir, que nos podamos plantear que cosas podemos incorporar a nuestras relaciones íntimas de pareja que sabemos que van a aumentar nuestra conexión.

En esta parte es muy importante volver a hablar con nuestra pareja y ver qué es lo queremos ambos. Quizás buscamos volver a la relación que habéis tenido siempre y que os da seguridad, o quizás queremos implantar alguna novedad. Todo dependerá de vosotros mismos y de lo que queráis en pareja después de mantener una conversación. 

8 No seáis vuestros propios terapeutas

Muchas veces en situaciones como esta recurrimos rápidamente al reproche sobre lo que el otro ha hecho mal y a indicar cómo tendría que haberlo hecho, sin pensar que este camino de recuperación y de aprender de los errores, es mejor hacerlo con un profesional.

Si lo hacemos solos lo más seguro es que alguna de esas conversaciones sean más dañinas de lo que esperamos. Así que nuestro consejo es mirar hacia delante. Y si hay alguna cosa que aun se os queda clavada, podéis trabajar con un profesional. Al final este no es un camino sencillo ni corto. Es un camino que ambos tenemos que dar y también recibir.

Si te ha gustado este artículo no te olvides dejarme en comentarios qué te ha parecido y estaremos encantadas de contestar. Y sobre todo compartelo con aquella persona que sabes que puede ayudarla.

Puedes leer más artículos similares a Cómo recuperar la chispa en una relación rutinaria: 8 claves importantes, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.