Discusiones de pareja: ¿por qué no se pueden evitar los conflictos?

Razones por las que no debes intentar cambiar a tu pareja

Almudena Rubio
Almudena Rubio Periodista

Cuando empiezas en una relación de pareja todo parece idílico, ¿verdad? Piensas que es una persona maravillosa, que le conoces de sobra y que sabes qué es lo bueno y lo malo para esa persona. Sin embargo, lo cierto es que a veces nos creemos con la autoridad de intentar cambiar a nuestro chico/a cuando, realmente, no somos quién para hacerlo. 

Las discusiones de pareja son más saludables de lo que podemos pensar, siempre y cuando estén dentro de unos límites. ¿Por qué no se pueden evitar los conflictos? En Diario Femenino nos ponemos en contacto con la coach Marita Osés, autora del libro '¿De qué va el amor?' para resolver esta y otras preguntas. 

¿Es posible la ausencia de conflictos o discusiones en pareja? 

La verdad es que no es posible la ausencia de conflictos en pareja porque tampoco es posible la ausencia de conflictos en la vida en general, y un novio o una novia forma parte de esa vida. A pesar de la idea que tenemos de que la pareja ideal es aquella en la que todo va de maravilla y fluido, lo cierto es que cuando esto no sucede tendemos a "deshechar" a esa pareja y a buscar a otra. 

La pareja está dentro de nuestra vida, y siempre hay que adaptarse a los cambios. La pareja ideal es, para Marita Osés, "aquella con la cual sumamos, con la que nos potenciamos, con la que afrontamos cosas que uno solo no afrontaría igual. No significa que no haya roces, tenemos que adaptarnos porque somos diferentes". En las parejas en general hay discusiones, pero hay que saber que todas ellas son ayudas para conocernos más a nosotros mismos, a ver cosas que no veías antes. 

Algunas discusiones pueden generar un gran dolor, pueden hacernos daño por las palabras que podemos decir o que podemos escuchar. Pero, de alguna manera, ese dolor o ese daño nos hace aprender, según indica Osés. De ese dolor sale mucha lucidez, y por eso no hay que tener ningún miedo a afrontar ese crecimiento de la pareja, pues el conflicto te hace consolidar la relación de una manera diferente, más fuerte y más sólida. 

Por qué no deberías intentar cambiar a tu pareja

Según Marita Osés, eso de pensar que tu pareja ha cambiado o que necesitas que tu pareja cambie ciertos comportamientos para que la relación vaya bien lo hemos aprendido desde pequeños. La teoría es que nuestros padres se han creído con el derecho de saber qué es lo mejor para nosotros, y aprendemos que el amor es así. Después, cuando conocemos a alguien, nos creemos con el derecho a decidir qué es lo bueno y lo malo para ellos, y eso no es así. 

Lo que debemos hacer es comprender que esa persona tiene un defecto o algo que no nos gusta, pero hay que respetar su derecho a ser como es. Lo primero que debemos hacer es mirarnos a nosotros mismos, a nuestros propios defectos, y perdonarnos y aceptarnos para saber comprender mucho mejor a tu pareja y a sus "zonas oscuras". El trabajo personal es siempre imprescindible para que vaya bien la pareja. 

También tenemos que tener claro que una pareja nunca debe ser un punto de llegada, es decir, nunca debemos conformarnos con conocer a alguien y pensar que ya está toda nuestra vida resuelta. Ni mucho menos, la pareja es un punto de partida: a partir de conocer o de empezar una nueva relación, empieza una vida en común. Que puede salir bien o puede salir mal, pero es una nueva forma de vivir entre dos y no solo con uno mismo.

Puedes leer más artículos similares a Discusiones de pareja: ¿por qué no se pueden evitar los conflictos?, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.