Mi pareja me está anulando: cómo detectar una relación tóxica

¿Qué puedes hacer cuando tu pareja te hace sentir mal?

Fátima Gallardo
Fátima Gallardo Terapeuta de pareja

Seguro que has oído hablar de las parejas y relaciones tóxicas. Es uno de esos términos que está de moda, aunque lo cierto es que preferimos hablar de "relaciones tóxicas" porque consideramos que al final este tipo de situaciones se identifica más con un tipo de relaciones con unas características muy concretas.

En una relación tóxica se crea una dinámica en la pareja donde uno ejerce conductas negativas sobre el otro o incluso es posible que sean actitudes que tengan ambos miembros de la pareja, lo que convierte a estas situaciones en un baile donde uno realiza la conducta y el otro responde de una manera que alimenta que el otro continúe ejerciendo estos patrones tan negativos y así sin parar…

Y como te decíamos al inicio, aunque este término está ahora muy de moda, es algo que lleva existiendo desde hace mucho tiempo. Y en este sentido, muchas veces se normalizan ciertas situaciones que nos hacen sentirnos mal, pero que las justificamos y no hacemos nada para cambiarlas porque entendemos que es parte de la relación. Si tu pareja te hace sentir mal, ¿cómo puedes detectar una relación tóxica? ¡Vamos a verlo! 

¿Por qué mi pareja me hace sentir mal? Características de una relación tóxica 

Una relación tóxica es una relación donde un miembro de la pareja ejerce sobre otro, o entre ambos miembros actitudes de aislamiento, control y celos. También hay una falta de respeto y conflictos constantes donde uno siempre echa las culpas de todo al otro. Existe una continua minusvaloración de uno de los miembros que consigue hacer que pierda en muchas ocasiones su identidad.

Es verdad que estas conductas pueden ser definidas como violentas en sí, pero nos gustaría especificar que aunque en este tipo de relaciones puede existir violencia verbal o física de un miembro a otro de la pareja, se diferencia de las relaciones de violencia exclusivamente por razones de género. Las relaciones tóxicas son realizadas indistintamente por hombres y mujeres.

Vamos a definirlo de una manera muy gráfica: una relación tóxica es cuando un miembro de la pareja, hombre o mujer, relación heterosexual u homosexual, monógama o no, hace que el otro miembro se sienta chiquitito o chiquitita dentro de una relación, porque básicamente eso es lo que pretende. Es decir, lo que se busca es conseguir que un miembro se haga fuerte frente al otro

¿Cómo detectar si estoy en una relación tóxica y me siento anulada?

Es curioso como muchas de estas situaciones se repiten habitualmente en las parejas, pero no les damos la atención que se merecen. Quizás tu pareja no quiere que pases tiempo con tus amigos o familiares porque dice que "son mala influencia", y, por lo tanto, lo que hace es que vigila y controla tu móvil diciéndote que es lo que tienes que hacer, ver o hablar y hasta te dice cómo vestir o cómo no hacerlo. Otros rasgos de una relación tóxica son los siguientes: 

+ El dinero es otro aspecto que se ve controlado en estas relaciones. Parece que nuestra pareja nos dice en qué gastarlo y en que no, aunque el dinero incluso lo ganamos nosotras, parece que el uso que le damos es erróneo, por lo que el control lo ejerce a través del dinero.

+ De todas las situaciones que ocurren en una relación tóxica, podríamos decir que las más preocupantes son aquellas donde perdemos nuestra identidad. Y esto lo consigue nuestra pareja o nosotros ejercemos estas situaciones, cuando continuamente nos quitan o quitamos importancia a los problemas que tiene el otro, incluso con desprecio a la preocupación que esto nos pueda generar.

+ Es verdaderamente preocupante que en una relación de pareja haya una crítica constante a todo lo hace el otro, una minusvaloración de todos los aspectos que nos definen. Es como si perdiéramos cualquier valor o aspecto positivo como ser humano.

+ A su vez, hay una corrección constante de cómo se tienen que hacer las cosas y no se permite hacer las cosas de otra manera. Y si se hace, existe también un castigo con indiferencia y rechazo para indicar que no lo estamos haciendo bien.

+ Una manera de saber que estamos siendo víctimas de una relación tóxica es no atrevernos a decir algo por miedo a la respuesta de nuestra pareja. Aun en las cosas más mínimas preferimos callar que dar nuestra opinión por miedo a la respuesta o reacción de la otra persona. Es decir, podemos llegar a sentir que nuestra mera existencia es causa de discusión por lo que mejor es "hacerse invisible" e incluso nos llegamos a culpar por no tener autoestima o no conseguir ser como nuestra pareja nos dice que seamos.

+ Algo que debería también hacer saltar las alarmas es ver que, sin saber cómo, nos hemos quedado sin amigos o familiares a los que recurrir y contarles lo que nos sucede. Parece que poco a poco los hemos ido alejando de nuestra vida. La relación con nuestro entorno se ha perdido. No somos conscientes de lo que ha sucedido, pero la realidad es que no hay nadie cerca que nos pueda ayudar a salir o simplemente alguien que nos diga: ¡la cosa pinta rara!

Qué hacer cuando tu pareja te hace sentir anulada

Si has analizado que estás dentro de una relación de pareja tóxica es necesario que pidas ayuda para poder trabajar esos aspectos de la relación que no funcionan bien. Y si esto no es posible, plantearnos la ruptura suele ser la mejor opción por más duro que parezca. Piensa que estás perdiendo la identidad y si la cosa no cambia, la situación no va a mejorar sola y cada vez nos vamos a sentir más y más pequeñas. La realidad es que estas conductas no cambian solo con buena voluntad y amor… es necesario actuar con un profesional que nos pueda dar herramientas para mejorar esta situación. ¿Cómo lo supero?

+ Es muy importante poner distancia con nuestra expareja, dado que es muy fácil volver a caer o engancharnos de nuevo en la relación. A veces esto es difícil cuando tenemos hijos en común, pero hay maneras de no relacionarse con esa persona, pero que a la vez podamos seguir cuidando de los menores. Por ejemplo: pedirle ayuda a un familiar o amigo que haga de intermediario durante un tiempo y para cosas concretas puede ayudarnos un poco.

+ Es muy importante que recuperemos nuestra autoestima y confianza en nosotras mismas, ya que es la base para poder volver a querernos. Seguramente después de una relación así estemos muy dañadas, dudemos de nosotras y de lo que realmente podemos aportar al mundo.

+ Crea o recupera una red de contactos. Vuelve a relacionarte con tu familia, haz nuevos amigos. Al final nuestra red nos va a ayudar a ver las cosas de otra manera y nos va a permitir hacer otras cosas y seguramente nos ayuden si les pedimos ayuda.

+ Una última idea es trabajar sobre tus relaciones en terapia. Este trabajo es básico para trabajar sobre nuestra mejoría y empoderamiento y también para analizar si hay un patrón de elección de este tipo de relaciones o de pareja la idea es poder aprender de lo ocurrido.

+ Por último, ten en cuenta que cualquier persona puede sufrir este tipo de relación. No es exclusivo de cierto tipo de personas, sino que es la persona que realiza estas conductas tóxicas quien va "metiendo" a la otra persona poco a poco en la relación, así que nos puede pasar a cualquiera. También es verdad que son relaciones muy fáciles de detectar si tenemos gente cerca que nos pueda dar su opinión por lo que es muy importante reaccionar rápido y sobre todo si tienes dudas, pregunta, consulta a un profesional o alguna persona de confianza.

¿Te has sentido identificada con esas situaciones o has estado en una relación tóxica al sentir que tu pareja te estaba anulando? Si crees que una amiga o familiar está en esta situación, envíale este artículo que puede ayudarla mucho. ¡Te leemos en los comentarios!

Puedes leer más artículos similares a Mi pareja me está anulando: cómo detectar una relación tóxica, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.