¿Preparada para decir adiós a esa relación tóxica?

Laura Sánchez
Laura Sánchez Periodista

Si has vivido alguna vez una relación tóxica, ya habrás comprobado los beneficios que tiene haberla dejado atrás. Pero si has caído en este post es porque quizás estás ahí dándole vueltas a qué hacer con tu vida. ¡Tranquila, estás en buenas manos! Las relaciones de pareja no siempre son el nidito de amor que esperábamos y pueden complicarnos la vida bastante. No queremos complicaciones ni riesgos en el amor, ¿a qué no? Te contamos por qué debes decir adiós es relación tóxica. 

Por qué te cuesta tanto decir adiós a esa relación tóxica

Lo difícil es tomar la decisión, ¿verdad? Reconocer la realidad, ser consciente del peligro y aceptar que debes huir cuanto antes de una pareja tóxica que te está haciendo infeliz. ¿Por qué cuesta tanto salir de una relación tóxica?

1 Porque no te das cuenta. Ocurre muchas veces que estás abducida por tu pareja, que estás tan enamorada o tan enganchada o tan lo que sea que no puedes ver esos signos de alerta, esos comportamientos llenos de veneno que están destruyendo tu felicidad.

2 Porque piensas que cambiará. Que veas perfectamente que tu pareja no es el hombre ideal, que su comportamiento deja mucho que desear, pero piensas que cambiará. Cambiar por amor es un mito del cine de Hollywood que rara vez se convierte en realidad. Y luego está el miedo.

3 Por miedo a estar sola. Tienes miedo a estar soltera porque crees que equivale a estar sola, pero no es así. No tener pareja no siempre te lleva a la soledad. Y aunque así fuera, ¿no crees en esa sabiduría popular que dice que se está mejor sola que mal acompañada?

4 Por miedo a no ser capaz. Más miedos, como el de pensar que no vas a ser capaz de dejar a tu pareja, o que no vas a ser capaz de superar la ruptura. Aparta ese miedo porque hasta las peores rupturas se superan y siempre puedes pedir ayuda para conseguirlo.

5 Por miedo a su reacción. Otra cosa es que tengas terror a su reacción cuando le dejes. Aquí entramos en terrenos más peligrosos en los que sí o sí vas a tener que pedir ayuda profesional, pero merece la pena el esfuerzo porque tu felicidad está en juego.

Los beneficios de los que disfrutarás cuando huyas de esa relación tóxica

Cuesta conseguirlo, cuesta darte cuenta y cuesta huir, pero no cuesta tanto cuando tienes en cuenta todos los beneficios de dejar una relación tóxica. Aquí solo puedes ganar.

1 Ganas en salud. Tu salud física se resiente cuando vives sumida en la infelicidad. Los problemas emocionales generan dolencias físicas más o menos evidentes. Así que si quieres tener una vida más sana, huye de esa relación tóxica.

2 Ganas en estabilidad. Lógicamente cuando dejas una mala relación ganas en estabilidad y en equilibrio emocional. Parece como si el Universo entero recuperara su orden y su calma. Ahora que estás tranquila, puedes empezar una nueva vida.

3 Ganas al miedo. Dejar una relación tóxica te convierte en una persona más poderosa porque has conseguido vencer al miedo. Ese miedo del que hablábamos y que adquiere múltiples variantes, desaparece en cuanto tomas la decisión de alejarte lo más posible de esa persona.

4 Ganas en autoestima. Es cierto que la autoestima sufre con una ruptura de pareja, pero eso no ocurre en el caso de las relaciones tóxicas. Tu autoestima aumenta mientras te vas liberando de una persona tóxica que no te dejaba ser feliz.

5 Ganas en independencia. Por supuesto que también ganas en independencia, una herramienta imprescindible si quieres tomar las riendas de tu vida y ser feliz. Podrás hacerlo en cuanto dejes salir tu verdadera personalidad.

6 Ganas en felicidad. En general, ganas en felicidad, que es el objetivo en esta vida. Dejas una relación tóxica y recuperas a tus amigos, tu entorno, tus gustos, en definitiva, tu vida. Una vida que empieza una nueva etapa y que ahora puedes crear como más te guste.

Recuerda siempre que en caso de relación tóxica, huir no es de cobardes, sino de inteligentes y luchadores. Tú te mereces algo mejor.