Por qué debes dejar YA una relación tóxica

Di adiós a tu pareja de una vez por todas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

La parte más difícil es reconocer que tu relación de pareja es tóxica. Sin necesidad de echar las culpas a la otra persona, sin necesidad tampoco de fustigarte a ti misma, debes romper lo antes posible. Descubre por qué debes dejar ya una relación tóxica. Una relación tóxica es muy peligrosa y te contamos por qué.

El peligro que corres en una relación tóxica

Todas nos hemos visto envueltas en una relación más o menos tóxica y sabemos en qué estado salimos de ella. Si una ruptura es dolorosa y tardas un tiempo en superarla, las consecuencias de una relación tóxica son mucho más duraderas. Y peligrosas. También depende del tipo de pareja tóxica que sea, porque hay muchas clases, pero el riesgo siempre está presente.

Una relación tóxica va minando tu autoestima poco a poco, especialmente en los casos en los que el veneno surge de los celos o de la manipulación. La seguridad en ti misma desparece y no te atreves a romper porque te han convencido de que nadie más te va a querer. No es cierto. Te puedes querer a ti misma. Y cuando lo consigas, el amor que encuentres será más saludable.

Otro peligro frecuente en una relación tóxica es el de la desaparición. No hablamos de una desaparición física, como la de esas personas que se fueron a por tabaco y no volvieron, sino de la desaparición de tu personalidad, de tu esencia. En una pareja tóxica pierdes de vista quién eres realmente por el esfuerzo que dedicas a frenar el desastre inminente.

No frenes el desastre, el fin de la relación tóxica es lo mejor que te va a pasar en la vida. Porque te dará la oportunidad de empezar una nueva vida, de conocerte a ti misma, de quererte a ti misma y de saber qué tipo de amor te mereces. No dudes en exigir el amor que te mereces, sano, completo y verdadero.

Puedes leer más artículos similares a Por qué debes dejar YA una relación tóxica, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.