Por qué algunas relaciones de pareja se vuelven tóxicas

Laura Sánchez
Laura Sánchez Especialista en interpretación de sueños

Que la relación de pareja siga adelante no quiere decir que sea una relación saludable. Muchas veces nos empeñamos en continuar con una historia tóxica en recuerdo de lo que fue o de lo que pudo haber sido. Nos estamos preguntando por qué algunas relaciones se vuelven tóxicas y resolvemos el misterio.

La verdad sobre las relaciones tóxicas

No lo viste porque el enamoramiento no te dejaba verlo. O porque convertiste la búsqueda de una pareja en una necesidad. O porque te engañó mostrándote un lado que no era el verdadero. O porque se acabó el amor y ninguno de los dos quiso reconocerlo a tiempo. Son algunos de los motivos por los que una relación se vuelve tóxica.

Generalmente la relación ya era tóxica desde el principio, pero acostumbramos a ignorar las señales de alarma. Esos celos que al principio te hacen gracia porque sigues en el error de creer que los celos son muestra de amor. Luego, cuando se convierten en una pesadilla obsesiva y agobiante ya no hacen tanta gracia. Pero estaban ahí desde el principio.

Esa preocupación que demostraba por ti y que hacía que te sintieras querida se convirtió en un paternalismo que no te deja espacio, que no permite ni un resquicio de independencia, ni un momento para ti. El sentimiento de dominación estaba ahí desde el principio, pero no pudiste verlo porque venía envuelto en un papel de regalo precioso. Cuidado con los regalos envenenados.

Y ese 'a tu lado la vida es más fácil', ese dejar que tu pareja organice todo, porque se le da mejor que a ti, sus planes siempre interesantes, siempre convenientes, siempre más acertados que los tuyos. Esa manipulación siempre estuvo ahí, pero no pudiste verlo porque a veces, cuando estás cansada, resulta muy tentador ceder el control de tu propia vida.

Puedes leer más artículos similares a Por qué algunas relaciones de pareja se vuelven tóxicas, en la categoría de Pareja en Diario Femenino.