He sufrido acoso laboral, ¿qué puedo hacer?

Te contamos cómo identificar que estas sufriendo mobbing

Laura Sánchez

Qué hacer frente al acoso laboral

Las relaciones laborales no siempre son las ideales y a veces el ambiente de trabajo es asfixiante. Otras veces, la mala relación se nos va de las manos porque se convierte en un acoso laboral en toda regla y entonces hay que tomar medidas. El problema está en que no siempre es fácil identificar el mobbing ni saber qué puedes hacer para frenarlo.

Cómo saber si estás sufriendo acosos laboral

Hay que aprender a distinguir un ambiente laboral estresante, lleno de presión y con poca conexión personal, con una situación de acoso. Generalmente, cuando estás sufriendo mobbing en el trabajo puedes darte cuenta por las siguientes situaciones:

1 Te han cambiado las funciones sin darte una explicación.

2 Te saturan de trabajo o bien reducen tu tarea al mínimo como advirtiéndote de que eres prescindible.

3 Te ocultan información que necesitas para realizar tu trabajo.

4 Te aíslan de tus compañeros.

5 Tus propios compañeros cambian su actitud contigo y se alejan de ti.

6 Recibes críticas injustificadas por tu trabajo.

7 No cuentan contigo para las reuniones.

8 Te humillan, te amenazan o se burlan de ti.

Si estás viviendo este tipo de situaciones en el trabajo puede que estés sufriendo mobbing. Y ahora, ¿qué hacer?

Qué hacer cuando sufres mobbing

Qué hacer si sufres acoso laboral

Si es complicado identificar el acoso laboral porque la situación te ha colocado en un estado de presión continua y ansiedad en la que no puedes ver nada claro, más difícil es demostrar que estás sufriendo mobbing, pero hay cosas que puedes hacer.

+ Ponte en contacto con un abogado para explicarle tu caso y que te indique la mejor forma de resolver el problema.

+ Tendrás que recopilar pruebas que demuestren que te están acosando y eso no siempre es posible.

+ Protege en la medida de lo posible tu entorno de trabajo para que no baje tu rendimiento.

+ Busca apoyo psicológico para que el estrés, la ansiedad, la angustia y la baja autoestima que provocan el mobbing no te pasen factura.

+ No te enfrentes al acosador, no te pongas a su nivel y procura mantener una actitud calmada y que transmita seguridad.

+ Si el acoso es por parte de un compañero de trabajo, puedes hablar con tu jefe para tantear el terreno y conocer si la empresa puede tomar medidas.

+ Dependiendo de tu situación, no descartes en ningún momento cambiar de trabajo.

En cualquier caso, si estás sufriendo mobbing, no lo dejes pasar. Asesórate legal y psicológicamente porque las consecuencias de prolongar una situación de acoso pueden poner en peligro tu salud mental y física.