Cuidados de la piel tras los excesos del verano

Cuida tu piel

Las advertencias sobre la importancia de una buena protección solar nunca son suficientes y, aunque tomemos las medidas necesarias, al final del verano nuestra piel está seca y dañada. Y es que el sol es el principal enemigo de nuestra piel, pero no el único. Los excesos de las vacaciones, los cambios de horarios, la mala alimentación y la falta de sueño también dañan nuestra piel de una forma considerable. Es el momento de recuperar el tono de la piel en cuatro pasos fundamentales.

Limpieza de la piel

Si quieres recuperar la luminosidad y el tono de tu piel tras el verano, el primer paso es una buena limpieza. Aunque recordamos que una excesiva higiene corporal puede hacer que la piel pierda sus propias defensas. En cualquier caso, tras el verano conviene utilizar un jabón neutro, libre de compuestos químicos que pueden ser agresivos. Los beneficios de la ducha te ayudan a mejorar la circulación y a mantener el tono de la piel y además la preparan para la siguiente fase de recuperación.

Exfoliación

Ahora más que nunca se hace necesaria una exfoliación una vez por semana para paliar los efectos dañinos del sol. La exfoliación estimula el proceso de regeneración celular, elimina las células muertas proporcionando más suavidad y luminosidad a la piel. En realidad, la exfoliación no es otra cosa sino una limpieza en profundidad. Al eliminar las células muertas y las impurezas lo que se consigue es una mayor oxigenación de la piel, de ahí la inmediata sensación de suavidad que proporciona.

Para lograr el mayor efecto revitalizante, se debe aplicar la crema exfoliante sobre la piel húmeda mediante un ligero masaje en círculos. Si te decantas por las nuevas líneas cosméticas que utilizan productos naturales multiplicarás sus beneficios.

Hidratación de la piel

La hidratación es el punto fundamental del cuidado corporal. Para ello no sólo contamos con los productos cosméticos, sino que una correcta hidratación de la piel proviene del interior. Beber agua en abundancia y consumir alimentos frescos como la fruta y la verdura son hábitos que nos proporcionan además de las vitaminas que necesitamos, la hidratación necesaria para mantener una piel joven.

En el mercado hay lociones hidratantes para todos los tipos de piel y todas las necesidades. Si habitualmente basta con una aplicación diaria, tras las vacaciones conviene utilizar una loción hidratante al menos dos veces al día para contrarrestar los daños solares.

Nutrición de la piel

El último paso para un cuidado óptimo de la piel es la nutrición, que ayuda a prevenir el envejecimiento de la piel y la protege de las agresiones externas. Como en el caso de la hidratación, para lograr una piel nutrida lo más importante es una correcta alimentación y unos hábitos de vida saludables.

Pero igualmente la cosmética nos ofrece una amplia variedad de productos para conseguir una piel nutrida, elástica, rejuvenecida y reparada de los daños solares.

Un último consejo para cuidar la piel tras el verano es la constancia en los tratamientos. Sigue estos cuatro pasos cada día y además de mantener tu bronceado veraniego conseguirás una piel radiante durante todo el año.

Laura Sánchez  •  jueves, 30 de agosto de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x