Consejos para cuidar los codos y las rodillas

Consejos para cuidar los codos y las rodillas
 
Limpieza, hidratación, nutrición y exfoliación son los cuatro gestos básicos para cualquier tratamiento de belleza corporal y facial. Pero ¿estás segura de que los aplicas siempre bien y en todas las zonas del cuerpo que lo exigen? Incomprensiblemente, es frecuente que al administrar nuestros tratamientos corporales olvidemos algunos rincones: los codos y las rodillas. 

La piel de codos y rodillas es mucho más áspera y seca que la del resto del cuerpo. Además, la falta de atenciones y cuidados estéticos suele proporcionarles un aspecto rugoso y poco atractivo. Están más desprotegidas que el resto del cuerpo ya que las glándulas sebáceas se distribuyen de forma irregular y, además, el roce constante con la ropa puede empeorar su situación.

Soluciones a las rodillas y codos cuarteados o escamados

Unas piernas o unos brazos perfectamente moldeados pierden todo su encanto si las rodillas o los codos muestran un aspecto despreocupado, cuarteado, escamado o excesivamente reseco ¿Qué debemos hacer para solucionarlo? Es sencillo:

1. Como mínimo, debemos aplicar los mismos tratamientos que en el resto del cuerpo, pero para conseguir unos resultados espectaculares deberíamos prestarles una atención especial.

2. Evidentemente, la limpieza es el principio de cualquier tratamiento. Cualquier crema hidratante nutritiva debe aplicarse sobre la piel perfectamente aseada y seca.

3. Para evitar la piel de lagarto en estas zonas debes aplicar una dosis generosa de la habitual loción corporal. Si tu caso es ya extremo y luces rojeces y descamación en estas zonas, aplícate alguna crema mucho más untuosa y grasa.

4. Las lociones que contienen vaselina, karité o aceites son las más recomendadas para codos y rodillas.

5. Siempre que te hidrates las manos, repite el gesto en los codos. Será una forma sencilla de mantenerlos siempre en perfecto estado.

6. Someter los codos y las rodillas a la rutina semanal de la exfoliación es tan esencial como extender diariamente una generosa capa de crema. En este caso, también existen productos específicos recomendados para tratar estas zonas. Recuerda que durante la exfoliación debes realizar un enérgico masaje circular, que te ayudará a desprenderte de todas las células muertas e impurezas de la zona. Pero no te excedas: no se trata de que lijes la piel.

7. Puedes iniciar la recuperación de la belleza de estas zonas con un tratamiento de choque que incluye un par de sesiones de exfoliación intensa y la aplicación de una mascarilla hidratante o nutritiva.

8. En ocasiones la falta de cuidados se traduce en un oscurecimiento de la zona. Si este es tu caso, confía en las propiedades del limón y realiza unas friegas con su pulpa. La constancia premiará tu esfuerzo.

El paso de los años y la falta de cuidados son nefastas para estas olvidadas zonas de nuestra anatomía. No lo olvides y ¡ponte manos a la obra!

Elena Moreno  •  miércoles, 10 de febrero de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x