Limón para adelgazar, ¿mito o realidad?

Teresa Guerra

Las dietas milagrosas están a la orden del día, y cada vez son más las mujeres que recurren a ellas con el objetivo de adelgazar. Muchas de estas dietas se basan en las supuestas propiedades de un alimento o bebida, a la que se atribuye la capacidad de hacer desaparecer la grasa del cuerpo. Pero, ¿qué hay de cierto en ello?

Vamos a analizar una de las dietas que cumplen estas características y que se encuentra entre las más populares, la dieta del limón. Esta dieta es un clásico entre los métodos para adelgazar, y se basa en las supuestas propiedades del limón y otros cítricos para disolver la grasa, por lo que acelera la pérdida de peso.

Beneficios del limón para adelgazar

La dieta del limón plantea un estricto régimen que puede considerarse una dieta extrema. Durante los dos primeros días sólo se puede tomar limonada y verduras (cocidas o a la plancha) con algunas otras frutas como el pomelo. A partir del tercer día se puede complementar esta dieta con carnes como el pollo o el pavo, y el pescado blanco, además de lácteos desnatados.

El objetivo de esta dieta es desintoxicar el cuerpo y obligar al cuerpo a deshacerse de la grasa acumulada, mediante un proceso denominado cetosis. El problema de la dieta del limón es que no son ciertos los beneficios que se le atribuyen a este respecto, ya que no puede hacer que las grasas desaparezcan. Lo que sí hace es generar sensación de saciedad para que comamos menos, además de reducir la acidez del estómago haciendo disminuir la hinchazón, y aporta numerosas vitaminas.

Por eso incluir un vaso de limonada en nuestra dieta puede resultar beneficioso, recordando siempre que nunca se debe basar toda la alimentación sólo en ello. La mejor forma de adelgazar con eficacia y resultados a largo plazo es llevar una dieta equilibrada y realizar deporte regularmente.

Puedes leer más artículos similares a Limón para adelgazar, ¿mito o realidad?, en la categoría de Adelgazar en Diario Femenino.