26 minutos: el tiempo ideal para echarse una siesta que permita recuperar fuerzas

26 minutos: el tiempo ideal para echarse una siesta que permita recuperar fuerzas
La siesta es una de las tradiciones más arraigadas de España y uno de los valores 'made in Spain' que se han exportado a todo el mundo con más éxito, y el 11 de julio celebra su festividad, la de San Benito Abad, a quien se atribuye "la cabezadita".

El doctor Pedro Mayoral, experto en transtornos del sueño, ha enumerado a Efe las bondades" de este "producto" que "se reconoce como un bien español, que a veces ha sido mal valorado y que ahora resulta que lo estamos exportando a todo el mundo".

La siesta ayuda a recuperar fuerzas y concentración


Mayoral, junto a un grupo de investigadores, ha creado un dispositivo de avance mandibular, bautizado con el nombre de 'Lirón', que ayuda a solventar problemas en el sueño como la apnea y los ronquidos.

Estas interrupciones de la respiración, según este especialista, miembro de la sociedad española y de la europea del sueño, rompen los ciclos de estas "cabezaditas" que mejoran no sólo físicamente a las personas, también mentalmente, como lo han podido constatar hace unos meses la NASA. Sus investigadores comprobaron que los astronautas mantenían la lucidez y la buena disposición después de dormir una siesta tras una mañana de intenso trabajo.

El estudio estableció el minuto 26 como el propicio para despertarse de "tan breve letargo", pero Mayoral abre la horquilla entre los 20 y los 30 minutos para que la típica cabezada "nos permita recuperar fuerzas" y mejorar "la concentración". Es importante tomar este tiempo para descansar, sobre todo para los profesionales con un trabajo de alto riesgo y tensión, por ejemplo los controladores aéreos.

Lo más importante de la siesta: que no supere los 30 minutos


Y ¿cómo hay que echarse la siesta para que siente bien?: "Se puede estar tumbado o acostado, pero lo más importante es que no supere los treinta minutos", según Mayoral, ya que si se excede de ese tiempo se entra también en fases más profundas de la "arquitectura del sueño", de unos ciclos más propios de la noche.

"La siesta es una especie de sueño corto recuperador", insiste este especialista que ejerce en varias clínicas reconocidas de España y que la recomienda especialmente para personas con hipertensión, diabetes, problemas cardiacos, ansiedad y estrés.

26 minutos: el tiempo ideal para echarse una siesta que permita recuperar fuerzas

Pero el abanico de los afortunados con una siesta se podría ampliar si tenemos en cuenta lo que apuntan algunos expertos en sueño que creen que tendría que incorporarse a las empresas. "Mejoraría el rendimiento de las personas porque mejoraría la calidad de vida y a su vez mejoraría el rendimiento económico", señala Mayoral, que hace alusión a un estudio que revela que las personas con grandes fortunas en el mundo, las que ganan más de cien mil euros, tienen la costumbre de dormir una siesta.

Los orígenes de la siesta


"La siesta cruza fronteras y el bienestar que ofrece es incomparable a cualquier otra solución médica", según los expertos y según pronosticó el santo San Benito de Nursia, más conocido como San Benito Abad, patrón de Europa y, tal como dicen las escrituras, la persona que estableció como momento de descanso "la hora sexta" o también llamada la hora de la siesta.

Cuenta la historia, según Mayoral, que este Santo enseñó a los monjes a construir relojes para contar las horas. La regla de San Benito concretaba una serie de horas con las obligaciones, comidas, oraciones y ceremonias a realizar en cada una de ellas. La hora sexta, dedicada en la regla benedictina al descanso, ha sido la que ha inmortalizado la siesta.

EFE  •  lunes, 11 de julio de 2011

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x