Plancha del pelo: cómo usarla para conseguir un pelo liso y duradero

Consejos e indicaciones para utilizar las planchas

Leiore Garaio

A veces nuestro cabello tiene justo el aspecto contrario del que queremos. Si te pasa que te ves más favorecida con el pelo liso pero lo tienes rizado u ondulado, las planchas para el pelo serán tus grandes aliadas. Y si eres de las que ya tiene el pelo liso pero te gusta el look extremo, al estilo de Jennifer Aniston, también.

Cómo usar las planchas para el pelo


1. El pelo para planchar debe estar limpio y seco. Nunca húmedo ni mojado. Esto último es muy importante, a no ser que las planchas sean especiales para pelo mojado.

2. Antes de empezar a aplicar el calor es conveniente darse algún producto específico que proteja el cabello de las altas temperaturas. El protector, además, aporta suavidad y brillo al alisado.

3. Para alisar el pelo debes aplicar el calor por capas, empezando por las de más abajo y separando el pelo en mechones de un tamaño que puedas pinzar con la plancha. Atrapa el mechón con la plancha y aplica calor durante unos segundos. Si el mechón es largo, deberás poner la plancha lo más cerca posible del cuero cabelludo e ir deslizándola por el mechón hasta la punta. Hay que repetir esta operación con cada mechón de cada capa, aplicando protector repetidamente, hasta llegar a la parte superior de tu cabeza.

4. Una vez hayamos acabado, aplica algún producto específico para después del alisado. Hidratan y ayudan a prolongar el alisado.

Cuando laves tu pelo utiliza productos hidratantes y con efecto reconstituyente para compensar los efectos negativos del calor.

Ventajas de las planchas de pelo

Si sabes sacarle partido a tus planchas del pelo, el resultado es un peinado 10. Aplicando productos para el acabado tu pelo lucirá brillante y liso, incluso con volumen si lo deseas. Y si no te va el liso extremo puedes variar el toque final cambiando de estilo cada día: ondas hacia la cara, puntas hacia adentro, un pequeño tupé...

Inconvenientes de las planchas de pelo

+ Alisar el pelo con las planchas no es tarea fácil, sobre todo si tienes una melena larga. Te llevará tiempo y hay que tener paciencia. Con la práctica cogerás soltura pero las primeras veces te costará más, sobre todo por la parte de la nuca.

+ A pesar de que las planchas de cerámica actuales son menos agresivas que las antiguas de metal, aplicar calor directamente al pelo de manera habitual termina por dejarlo reseco y apagado. Tendrás que tratar el cabello con productos específicos para evitar al máximo las consecuencias de la plancha.

+ Hay que tener mucho cuidado con los productos que se usan para fijar el acabado. En tu deseo de conservar el alisado el máximo tiempo posible puedes abusar de los selladores y tu pelo puede parecer grasiento.

+ Además, el pelo planchado exige retocar el peinado prácticamente todos los días, muy especialmente si vives en un lugar con mucha humedad. No es una técnica que merezca la pena para todo tipo de cabellos. Si ves que el esfuerzo no te compensa, pero sigues deseando tener el pelo liso, quizá debas plantearte un alisado definitivo de peluquería.

Puedes leer más artículos similares a Plancha del pelo: cómo usarla para conseguir un pelo liso y duradero, en la categoría de Pelo en Diario Femenino.