Caída del pelo y alopecia: crecepelos, injertos y otras 'solución milagro'

Productos crecepelos

Aunque la alopecia parece que afecta más a los hombres, la verdad es que hay muchas mujeres que también sufren la pérdida del cabello. Las soluciones tradicionales a este problema son las pelucas, las extensiones y los champús milagrosos, aunque en los últimos años se han desarrollado varios métodos que parecen ofrecer una solución milagrosa.

Causas de la pérdida de cabello

La pérdida de pelo se debe mayoritariamente a factores hormonales y genéticos. Sin embargo, el estrés y la alimentación pueden influir y acentuar la caída del cabello. En las mujeres, el factor hormonal es especialmente decisivo. Durante diferentes periodos de la vida de una mujer las hormonas sufren variaciones provocando también la perdida del cabello. Los dos momentos puntuales de la caída de cabello en la vida de una mujer son durante la primera juventud y la menopausia. Durante este último periodo disminuyen los niveles de estrógenos e incrementa la testosterona. Esta hormona inhibe el enzima que se ocupa de la creación de reservas energéticas que alimentan el cabello, por lo que el pelo sufre una deficiencia nutritiva que lo debilita progresivamente hasta que cae.

Productos milagrosos

Para resolver esta pérdida progresiva e irreversible del cabello, se han diseñado diversos productos que aporten sustancias nutritivas, como aminoácidos y vitaminas. Estos productos tienen efectos positivos durante su aplicación, pero no consiguen frenar por completo la caída del cabello. Un ejemplo de producto para la alopecia es el minoxidil. Este se comercializa como producto estrella contra la alopecia, pero algunos dermatólogos han afirmado que es importante utilizarlo bajo control médico ya que puede provocar efectos adversos en el ciclo sanguíneo. Otros directamente afirman que el minoxidil, así como los demás productos crecepelos, no sirven para nada; sobretodo los jabones que se venden con el fin de evitar la caída del pelo, pues el folículo capilar es demasiado profundo como para que el champú pueda causar ningún tipo de efecto en él.

Un producto que resultó bastante polémico fue el betún para pintar la calva. De esta manera no se hacía rebrotar el cabello, pero sí esconder los signos visibles de la calvicie. De este método se deriva el último producto estrella: las fibras magnéticas. Estas son unas fibras de queratina que se adhieren al cabello para darle mayor volumen y llenar así la zona afectada con un pelo falso. Estas fibras desaparecen cada vez que entran en contacto con el agua, por lo que no es un sistema muy práctico para el verano, cuando a uno le apetece darse un chapuzón en la playa o en la piscina. Sin embargo, el efecto óptico es bastante real y ofrecen una variedad de hasta ocho colores.

Injertos de pelo

Por otro lado, también existe la alternativa de aplicar un implante de pelo. Este tratamiento consiste en extraer una porción de cuero cabelludo de la nuca o de las patillas a las zonas afectadas por la calvicie. El cirujano, dentro de estas microinsiciones, injertará folículos pilosos que producirán el crecimiento del pelo. Después de tres meses, los injertos de cabello crecen con normalidad y las cicatrices son invisibles.

Han sido muchos los personajes públicos que han optado por este método, como por ejemplo José Bono, Nicolas Cage y Silvio Berlusconi. Ello ha provocado que esta forma de disimular la calvicie sea un sistema cada vez más popular entre los ciudadanos de a pie. Sin embargo, es verdad que es un sistema costoso y que requiere una intervención quirúrgica, por lo que mucha gente sigue depositando sus esperanzas en champús, betunes y fibras cuya eficacia médica no ha sido demostrada.

Irene García  •  jueves, 21 de junio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x