5 consejos para conservar las sobras de Navidad (y que duren más tiempo)

Trucos para alargar la vida de la comida hasta un mes después

Laura García
Laura García Periodista

Por todos es sabido que en Navidad se compra más comida de la que, en realidad, necesitaríamos. No podemos hablar de derroche, al menos no de forma voluntaria, pero cuando se trata de recibir a gente en casa (y más para celebrar estas fiestas), queremos que todo esté perfecto y que la gente coma y beba bien. Por eso, en algunas ocasiones, nos pasamos y compramos de más, aún sabiendo que también son fechas en las que nos sobran invitaciones y cañas con amigos. En la mayoría de los casos llegamos más que comidos a las cenas en familia. 

Sin embargo, esas sobras nos pueden servir para comer y cenar los días posteriores a las fiestas e incluso, si nos apañamos bien, en el mes de enero (ya sabemos, la cuesta…) Así que aquí van algunos consejos para conservar las sobras de Navidad y que duren más tiempo en la nevera o en el congelador y poder consumirlas sin ninguna prisa. ¡Vamos a verlo! 

Trucos esenciales para conservar las sobras de Navidad

1 Tupper hermético para recalentar

Una de las opciones para aprovechar las sobras de Navidad es guardarlos en un tupper hermético para recalentarlo a los pocos días. Lo negativo de esta situación es que seguiremos comiendo lo mismo a los pocos días y que lograremos conservarlo durante un máximo de 3 o 4 días, puesto que a partir de esa fecha es posible que se empiece a poner malo. 

En esta situación, puedes aprovechar no solo la nevera, sino la terraza si tienes. Con el frío que suele hacer en esta época en algunas zonas del mundo hay muchos alimentos que pueden conservarse en la terraza y aprovechar el frigorífico para los que necesiten una temperatura más estable. 

2 Reutiliza los alimentos en otros platos

Si te han sobrado restos de carne o de pescado puedes reutilizar esos ingredientes en elaborar otros platos que sean completamente diferentes. Así tendrás la sensación de aprovechar las sobras de Navidad pero hacerlo de manera distinta. Por ejemplo, puedes hacer unas croquetas. Prepara la masa de las croquetas y dales forma. Después la forma de conservarlas puede ser congelarlas hasta que te apetezca freírlas o alargas la vida en la nevera espaciando procesos: dos o tres días con la masa hecha. Freírlas y comerlas durante los dos o tres días siguientes. 

3 Congélalo para un futuro

Sin duda es la mejor opción en estas fechas, porque comemos tanto que acabamos un poco cansados de este tipo de comidas. Pero si lo congelamos y lo sacamos al mes, ¡seguro que nos lo comemos como el primer día! Solo debemos tener en cuenta varias cosas: 

- Si las sobras han estado congeladas en crudo pero ahora están cocinadas, las podremos congelar cocinadas sin problema.

- Si las sobras han estado congeladas ya cocinadas, no podremos volver a congelarlas.

- Si las sobras están crudas y ya las hemos congelado previamente, NO podremos volver a congelarlas. En tal caso bastará con cocinarlas y entonces sí las podemos congelar. 

4 Papel film muy pegado

En el caso de canapés o cosas hechas con hojaldre, ayudarte del papel film muy pegado a los alimentos y conservarlo a temperatura ambiente será lo mejor. Si lo metes en la nevera, puedes estropear la textura.

5 Guarda los caldos de las conservas

En el caso de espárragos, aceitunas y demás conservas, nuestra recomendación es que guardes los caldos donde vienen conservados hasta el final de la cena o comida. Si sobra, se conservarán mejor ahí que secos y bien tapados o en un tarro nuevo con su jugo estarán prácticamente como recién abiertos. 

¡Y listo! Ya sabes cómo conservar las sobras de Navidad para usarlas hasta un mes después de estas fechas. 

Puedes leer más artículos similares a 5 consejos para conservar las sobras de Navidad (y que duren más tiempo), en la categoría de Fácil en Diario Femenino.