Cómo extraer y conservar el gel de aloe vera: aprovecha sus propiedades

Consejos para disfrutar de los beneficios de la planta del aloe vera

L.D

Seguro que te han hablado más de una vez sobre el aloe vera, una planta (también conocida como sábila) que cuenta con numerosas propiedades y que, a su vez, aporta numerosos beneficios para nuestra salud. Por ejemplo, esta planta es capaz de proteger y ayudar a la piel a regenerarse cuando te has quemado, elimina las manchas, regenera tejidos o blanquea los dientes. Además, sirve para combatir el estreñimiento, reforzar nuestro sistema inmunitario o incluso como antiinflamatorio natural. 

¿Qué más se puede pedir de una planta? Por ello, tener en casa aloe vera es una gran opción para poder disfrutar de sus ventajas en cualquier momento de la vida. Sin embargo, es importante que tengas muy en cuenta cómo extraer y conservar el gel de aloe vera para aprovechar todas sus propiedades. ¿No sabes aún cómo hacerlo? ¡Tranquila! Vamos a verlo con detenimiento. 

Pasos para extraer el gel de aloe vera 

1 La planta

Lo primero que debes hacer es adquirir una planta de aloe vera. Cultivarla no te resultará nada difícil, de hecho es una planta bastante resistente que no necesita excesivos cuidados. Necesitará una temperatura de entre 16 y 26 grados, una maceta y algo de tierra. Además, a la hora de la extracción, la planta debe estar madura 

2 Elegir las hojas 

El siguiente paso que debes dar es escoger cuidadosamente las hojas, empezando siempre por las más bajas. Estas serán las que tengan más propiedades que ofrecernos ya que son las que antes salieron. Con ayuda de unas tijeras o un cuchillo de porcelana haremos un corte longitudinal a ras de la hoja para obtenerla. Eso sí, recuerda cortar solo las hojas que vayas a utilizar para no desperdiciar producto

3 Pelar las hojas

El siguiente paso es eliminar la punta por la parte de arriba y, posteriormente, realizaremos un corte de arriba a abajo a través de toda la hoja para poder 'pelarla' con facilidad. Así obtendremos el gel de aloe vera, aunque antes debes tener en cuenta un paso más del proceso.

4 No olvides lavar bien el gel

Cuando realices el tercer paso, el de pelar las hojas, observarás debajo de la superficie una sustancia de color amarillento conocida como aloína. Se trata de una molécula del grupo de las antraquinonas, conocidas por sus propiedades curativas y tóxicas que producen movilidad intestinal y que, si son ingeridas, puede tener graves efectos laxantes. Por ello, se recomienda lavar bien el gel de aloe vera antes de ingerirlo o aplicarlo

Trucos para conservar el gel de aloe vera

Todas las propiedades que puede contener el gel de aloe vera se ven atropelladas por la rápida oxidación con la que cuenta la planta. Por ello, si cortas y extraes el gel de una hoja podrás comparar lo que te dure sin oxidarse con el tiempo que dura sin hacerlo una manzana. Y esto es bastante poco, ¿no crees? 

El mejor consejo en estos casos es intentar aprovechar la hoja al máximo. Es decir, ya que vas a cortar una y la vas a utilizar, maximiza todos los usos que puedes darle tanto a tu piel, como ingiriéndolo o disfrutando de todos esos beneficios que nos aporta y de los que hemos hablando antes. 

Debes tener en cuenta que el propio color del producto nos irá indicando en qué estado se encuentra: cuanto más oscuro esté, mayor oxidación estará sufriendo. Sin embargo, existen algunos pequeños trucos con los que podemos conseguir que el aloe vera dure mucho más tiempo, al menos mucho más del que suele durar normalmente. 

Si quieres alargar la vida del gel entre 3 o 4 días, deberás empezar por conocer los motivos de su oxidación, que no es otro que un excesivo contacto con el aire. Por ello, el truco definitivo será intentar aislarlo lo máximo posible para que esto no suceda. Cuando hayas utilizado el trozo correspondiente, coge el resto y envuélvelo en papel de aluminio

De esta manera evitarás que esté en contacto tanto con el aire como con la luz. Además, lo más recomendable en estos casos es que lo guardes en la nevera. ¿Prefieres prescindir del papel de aluminio? Puedes triturarlo, añadirle unas gotas de limón e introducirlo en un bote de cristal traslúcido