Cómo conservar la lechuga para que dure más tiempo: métodos infalibles

Trucos para conseguir que no se te estropee con facilidad

L.D

¿Qué hacer para que la lechuga dure más tiempo intacta?

Seguro que te ha pasado más de una vez: vas al supermercado a buscar una buena lechuga para tener en la nevera y, tras un tiempo y haber preparado varios platos con ella, has tenido que tirarla porque se había estropeado. Sus hojas estaban marrones o arrugadas y, si hablamos de lechuga de bolsa, olía demasiado a humedad o moho y su interior no tenía para nada la pinta del primer o segundo día. 

¡Pero no te preocupes! Sabemos lo frustrante que es tener que tirar un alimento tan rico como este, y por ello vamos a darte algunos métodos infalibles para que conozcas cómo conservar la lechuga para que dure más tiempo. Cuando los lleves a cabo, no tendrás que volver a tirarla nunca más. ¡Mira, mira! 

La importancia de la lechuga en tu dieta

La lechuga es un alimento esencial que necesitas incluir en tu dieta, tanto como acompañamiento o como plato principal. La razón es que posee numerosos beneficios, entre los que puedes encontrar el control del colesterol alto o el retraso del envejecimiento celular. Además tiene calcio, magnesio, sodio, potasio y vitaminas A, E, C, B1, B2 y B3 para prevenir la osteoporosis, el cáncer o el dolor muscular. 

También contiene un alto porcentaje de fibra, lo que hace a la lechuga un alimento muy efectivo contra los problemas de estreñimiento. Y, por si fuera poco, contiene hierro para ayudarte a combatir la anemia. ¿Qué más se puede pedir? 

Cuando nos centramos en la lechuga como alimento imprescindible en nuestra nevera, lo primero de lo que debemos ser conscientes es de la cantidad que vamos a necesitar en función de los que vayamos a comer o la cantidad de veces que lo vayamos a hacer. Así podremos ajustar nuestra compra para adquirir el producto de forma eficiente.

Trucos para conservar la lechuga correctamente

Trucos para que la lechuga dure más tiempo

Debes tener en cuenta que no es lo mismo una bolsa de ensalada cerrada y preparada para consumir que una lechuga entera. La primera, cuando la abras, siempre te durará algo menos que cualquier otro tipo de lechuga o cogollo.

+ Consérvalas en un tupper

Una manera de conservar las hojas de lechuga durante más tiempo es meterlas en un tupper. ¡Atención al proceso! En primer lugar tienes que lavar con agua hoja a hoja. Después, secarlas muy bien con ayuda de un centrifugador o encima de un papel de cocina, cuidadosamente para que no se rompan.

Asegúrate de que las hojas estén totalmente secas para colocar una capa de papel de cocina en el tupper y, después, algunas de esas hojas. Repite el proceso capa a capa hasta que hayas terminado. De esta manera, conseguirás que el papel absorba la humedad y las hojas durarán mucho más tiempo. 

+ Mejor entera que picada

Si te parece muy cómodo tener la lechuga picada o cortada para cuando la vayas a utilizar, debes saber que no es lo más recomendable si buscas que te dure más tiempo (salvo que apliques el truco anterior). Así que, si no te da mucha pereza, otro consejo que puedes aplicar es conservar la lechuga entera e ir partiendo lo que vayas necesitando cada día. ¡Alargarás su vida útil! 

+ El sitio también es importante

Si tu nevera cuenta con un cajón específico para verduras debes saber que ese es el mejor sitio para conservar tu lechuga, por las condiciones de temperatura y humedad que reúne. Otra cosa que debes tener en cuenta es no ponerla cerca de plátanos, manzanas o tomates pues esto acelerará su deterioro. Y también es importante fijarte en que la lechuga no tenga hojas marrones que puedan empezar a estar estropeadas cuando la compres. Cuanto más verde, mejor. 

+ Con cuchillo de plástico

Si te has decidido por dejar la lechuga cortada en la nevera, debes saber cómo picarla para conservarla de la mejor manera posible. Lo mejor es que utilices un cuchillo de plástico o de cerámica ya que se trata de materiales que te ayudarán a prevenir y retener la oxidación de las hojas.