6 consejos muy prácticos para conservar la rúcula (y que no se estropee)

Trucos para que la rúcula dure, al menos, 10 días en perfectas condiciones

Laura García
Laura García Periodista

Si nos paramos a pensar la cantidad de alimentos que se nos estropean solo por no planificarnos bien su consumo o no pararnos a mirar bien cómo podemos almacenarlos de la manera adecuada, veremos que son más de los que a muchos nos gustaría. En realidad, no cuesta tanto informarse sobre cuál es la mejor forma de conservar algunos alimentos. Así, estaríamos ahorrando dinero y nos estaríamos ahorrando tirar muchos productos a la basura.

Evitar que los alimentos pierdan la frescura a veces solo es cuestión de saber cómo y dónde guardarlos. En Diario Femenino vamos a contarte 5 consejos muy prácticos para conservar la rúcula, esa hortaliza alargada y delgada con ese peculiar sabor que aporta a nuestras ensaladas. Puede durar hasta 10 días en la nevera siempre y cuando sigas algunos consejos para que no se estropee.

La rúcula es una gran alternativa si has notado que la lechuga no te siente bien, te hincha o se te hace pesada. Completa tus platos, pero, además, cuenta con muy poco aporte calórico, aporta una gran cantidad de fibra y magnesio para ayudarte a producir la energía que necesitas y fortalece tanto los huesos como el sistema inmunológico. ¡Vamos a verlo! 

Trucos para almacenar la rúcula mucho más tiempo

Si tu objetivo es que la rúcula te dure el mayor tiempo posible en la nevera debes tener varias cosas en cuenta:

1 Presta atención al aspecto

Para conseguir almacenar durante más tiempo las hortalizas empieza por elegirlas bien cuando vayamos al supermercado o al mercado. Evita las que tengas aspecto de desgastadas o puedan empezar a estar feas. Deben tener un color vivo y no haber generado demasiada humedad si vienen en bolsas.

2 Compra lo necesario y evita las bolsas

Es muy sencillo encontrarnos la rúcula en bolsas de plástico junto a otra mezcla de lechugas diferentes pero lo cierto es que ese tipo de envase favorece la humedad de las hojas y, por tanto que se estropeen antes. ¿Nuestra recomendación? Compra solo lo necesario para evitar que se te estropee.

3 No laves las hojas antes

Por costumbre, mucha gente lava las hortalizas al llegar del supermercado y eso, en algunos casos, puede favorecer que se estropeen antes de tiempo. En el caso de la rúcula lavarla antes de guardarla en la nevera acorta su vida útil. Lávala solo cuando vayas a consumirla.

4 En el cajón de las verduras

Los cajones del frigorífico suelen ser el mejor lugar para guardar las hortalizas, puesto que reúnen las condiciones necesarias para que no se estropeen rápido.

5 Haz agujeritos en la bolsa

Si has comprado una bolsa de rúcula, asegúrate de que esta tenga unos pequeños agujeritos, que permitan la entrada y salida de aire, para que no almacene demasiada humedad.

6 Usa papel de cocina

Otra de las opciones es guardarla en un tupper o recipiente hermético, habiendo colocado previamente papel de cocina absorbente en su interior. Así, este absorberá la humedad sobrante.

¿En qué platos puedes añadir rúcula?

Sin duda, por su sabor peculiar la rúcula es la mejor combinación en una ensalada. Al principio puede chocar el sabor, sobre todo si no estás acostumbrada, pero es una opción buenísima para bajar de peso y no cansarte por comer siempre el mismo tipo de lechugas. ¿Con qué combinarla mejor la rúcula? ¡Aquí van algunas ideas!

+ Ensalada de rúcula con pollo y manzana.

+ Ensalada de rúcula con parmesano y nueces.

+ Ensalada de rúcula con aguacate y langostinos.

+ Ensalada de rúcula con pimientos y atún.

+ Ensalada de rúcula con queso de cabra y miel.

¡A disfrutar y conservar la rúcula como te hemos explicado! 

Puedes leer más artículos similares a 6 consejos muy prácticos para conservar la rúcula (y que no se estropee), en la categoría de Sana en Diario Femenino.