Cómo conservar el jengibre fresco para utilizarlo en varias ocasiones

Aprende a mantener en buen estado durante muchos días este superalimento

Laura García
Laura García Periodista

En la lista de productos saludables y con múltiples propiedades para el organismo se ha colado en los últimos tiempos el jengibre. Un ingrediente versátil que permite mezclarse en infusiones, platos y postres. Pero no solo es un alimento que tiene muchísimos aprovechamientos sino que, además, tiene una gran reputación en lo que a medicina tradicional se refiere y una gran lista de beneficios para nuestro cuerpo.

El jengibre fresco nos permite aprovechar toda su fragancia y sabor característicos a la vez que nos puede ayudar a hacer una mejor digestión, a reforzar nuestro sistema inmunológico, a reducir las náuseas o a calmar un ataque de tos y una irritación de garganta. Tiene efectos antiinflamatorios que pueden ayudar en lo que a dolores articulares y/o menstruales se refiere y también ayuda a reducir los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos en sangre. Por lo que podríamos denominarlo un superalimento.

No está de más empezar a incluir en ciertas recetas esta raíz que además de aportarnos todos los beneficios mencionados, es muy agradecida ya que no es necesario emplear mucha cantidad al utilizarla en la cocina. No obstante, esta misma ventaja a veces se vuelve también un inconveniente puesto que si no sabemos conservar el jengibre fresco de la forma adecuada, lo echaremos a perder enseguida. Por suerte, en Diario Femenino te contamos algunos trucos para alargar la vida de tus raíces de jengibre y que puedas utilizarlo en varias ocasiones y recetas. ¡Apunta, apunta!

Los mejores trucos para conservar el jengibre fresco

+ Papel de cocina y cierre hermético

Sin pelar el jengibre, envuélvelo en papel de cocina absorbente y, posteriormente, ciérralo en una bolsa o recipiente hermético (mejor en una bolsa para que se adapte al espacio que tienes y no ocupe mucho). De esta manera, podrás guardarlo en el cajón de las verduras de la nevera durante bastante tiempo, sin que pierda sus propiedades.

+ Hazlo polvo o rállalo

Si tienes una raíz grande de jengibre, será mejor que lo conserves de diferentes maneras y vayas gastando la que mejor se adapte a la forma de prepararlo. Una de las opciones que te recomendamos para conservarlo durante más tiempo y de forma distinta es hacer polvo de jengibre y guardarlo en un botecito de cristal para cuando, por ejemplo, hagas recetas de galletas. Puedes picarlo con ayuda de un picador o rallarlo. Cuando termines, mételo en papel de cocina, después en un bote de cristal y, por último, ¡al frío de la nevera!

+ Al congelador

Otra de las opciones, como siempre te decimos en nuestros trucos de conservación de alimentos, es meterlo al congelador. Es una buenísima alternativa para no perder las propiedades que nos ofrece el jengibre y conservarlo durante el tiempo que queramos. Eso sí, como te hemos mencionado anteriormente, congela solo una parte del jengibre para poder ir gastando la otra fresca. Además, ten en cuenta la manera de congelarlo. Si lo haces en rodajas solo necesitarás descongelar las que vayas a usar sacándolas con el tiempo suficiente del congelador y pudiendo seguir con el resto congelado.

Infusión de jengibre para el dolor menstrual

Como hemos mencionado unas líneas más arriba, el jengibre es un buen aliado para tratar los dolores menstruales y preparar una infusión con este ingrediente es muy sencillo. Eso sí, debemos prestar atención a las cantidades, puesto que no podemos tomar libremente y sin ningún control este tipo de brebaje. Solo necesitaremos:
+ Agua
+ Raíz de jengibre. Rallaremos aproximadamente dos gramos.
+ Media cucharada de limón
+ Miel
Para prepararlo, herviremos el agua y cuando esta haya entrado en ebullición, añadiremos la raíz de jengibre rallada (aproximadamente media cucharadita) y el limón. Dejamos que repose 15 minutos y añadimos la miel para endulzar (al gusto). Eso sí, debes tener en cuenta que el consumo diario de jengibre debe reducirse, como mucho, a cuatro gramos diarios. No abuses de él.

¿Y tú? ¿Cómo conservas el jengibre? ¿Conoces algún otro truco para mantenerlo fresco? ¡Cuéntanoslo en los comentarios, ayudarás a otras lectoras!

Puedes leer más artículos similares a Cómo conservar el jengibre fresco para utilizarlo en varias ocasiones, en la categoría de Sana en Diario Femenino.