Cómo conservar calabacín en perfecto estado: trucos útiles y sencillos

Consejos para mantener tus calabacines al punto

Laura García
Laura García Periodista

Rico, sano, con nutrientes y fundamental en nuestra dieta: así es el calabacín. Una verdura que no puede faltar en nuestra dieta y que nos permite diferentes elaboraciones como acompañamiento, puré o plato principal. El 95% de esta verdura es agua y prácticamente no tiene calorías, pero sí fósforo, potasio, magnesio, vitaminas y fibra, por lo que es muy recomendable incluirlo en la lista de la compra. Pero, ¿qué sucede si no lo consumimos muy a menudo? ¿Se estropeará en la nevera? No, si sabes algunos trucos útiles y sencillos para alargar su vida.

El calabacín aguanta más de dos semanas en el frigorífico prácticamente intacto, pero aún así en Diario Femenino vamos a contarte cómo conservar el calabacín en perfectas condiciones para que puedas disfrutarlo cuantas veces quieras. ¡Te lo contamos! 

Cómo almacenar calabacín durante más tiempo sin estropearse

+ Deja el calabacín entero

Tienes la suerte de que esta verdura se conserva durante bastante tiempo sin necesidad de hacer nada. Es decir, tan solo con dejarlo entero en el cajón de las verduras conseguirás tenerlo prácticamente intacto durante varias semanas. Además, si lo has empezado y ves que la primera rodaja se ha puesto fea o se ha arrugado, bastará con quitarle ese primer trozo para ver que el calabacín sigue perfectamente.

Esto es importante saberlo pues nos indica que es mejor no cortar el calabacín hasta que no vayamos a prepararlo y trocear solo la cantidad que vayamos a usar y no más, pues si lo dejamos cortado se nos estropeará más rápido.

+ Sepáralo de frutas y verduras que expulsan etileno

Existen algunas frutas y verduras que producen etileno, por ejemplo, plátano, melón, aguacate, tomates o cebollas. Este gas es el responsable de su maduración,  a la vez que provoca que las que están a su alrededor se estropeen más rápido. Por eso, es recomendable que aquellas que no lo expulsan -como el calabacín- estén separadas (o en diferentes cajones). Conseguiremos así alargar la vida de nuestra verdura.

+ Haz puré de calabacín

Una forma de conservar el calabacín es cocinarlo y tenerlo preparado como plato. Por ejemplo, en puré de calabacín. Preparar este plato de cuchara es muy sencillo, es sano y además nos permite tanto almacenarlo al vacío como congelarlo. Eso sí, si optas por esta última opción nuestra recomendación es que no le pongas patata o que si lo haces, lo vuelvas a pasar por la batidora o el pasapurés después de descongelarlo. La patata tiene muy mala respuesta a la congelación. Sin embargo, en un puré puedes devolverle la textura que tenía simplemente con volver a batir y mezclar bien los alimentos.

Para ponerlos la vacío debes llenar los tarros de cristal hasta arriba, sin dejar que se haya enfriado el puré y ponerles la tapa, a la vez que les das la vuelta. Tenlos boca abajo durante una o dos horas. Así habremos creado un vacío perfecto que nos permitirá guardar el puré durante mucho tiempo.

+ Congélalo

Otra buena fórmula para guardar calabacín durante mucho tiempo es congelarlo. Podemos hacerlo cortado en tacos, en juliana, en rodajas o como creamos que lo vamos a gastar más. Puedes lavarlo y congelarlo directamente en una bolsa de plástico o escaldarlo antes de hacerlo, para bloquear las enzimas que causan el envejecimiento y la pérdida de los nutrientes. Para esto, lavaremos el calabacín y los secaremos con cuidado. Los cortaremos con la forma que queramos congelarlos y pondremos a calentar agua a una temperatura de 100 grados. Cuando el agua hierva, echa el calabacín y espera 3 o 4 minutos. Al sacarlos, mételos en un bol de agua fría con hielos y espera un rato. Pasados unos minutos, retira el exceso de agua y congela.

Puedes leer más artículos similares a Cómo conservar calabacín en perfecto estado: trucos útiles y sencillos, en la categoría de Sana en Diario Femenino.