Trucos para mantener las frutas y verduras frescas más tiempo

Tanto la fruta como la verdura son dos clases de alimentos esenciales para nuestra dieta diaria. Para su ingestión resulta importante no sólo su selección cuando nos encontramos en un supermercado o una tienda de alimentación, sino también su estado de conservación.  Éste determina, en muchas ocasiones, si estos productos van a aportarnos todos los nutrientes que son capaces de brindarnos.

La fruta, al igual que ocurre con la verdura, es un gran contenedor de minerales y vitaminas. A medida que el grado de maduración va incrementándose, aumenta la cantidad de azúcares presentes en detrimento de las vitaminas, que disminuyen progresivamente. Por lo tanto, resulta importante consumir estos alimentos en un estado óptimo, dónde el equilibrio entre el sabor y el aporte vitamínico que ofrecen  sea perfecto.

Conservación de frutas y verduras

La refrigeración, exceptuando algún caso como el de los plátanos, resulta la mejor opción de cara a la conservación de estos alimentos. Frutas como las manzanas pueden mantenerse frescas hasta dos semanas en el interior de un frigorífico y los cítricos un máximo de tres. Pero también es importante la forma de almacenar los productos. Para obtener una conservación óptima, es interesante separar las piezas unas de otras, bien sea a través de envases como los tuppers o en diferentes compartimentos del electrodoméstico.

Es importante, de todos modos, que nuestra nevera se encuentre en buenas condiciones para la refrigeración. Esto es, si el frigorífico es demasiado húmedo o frío puede revertir en un empeoramiento de los alimentos acelerando su proceso de maduración.

Una opción que está ganando adeptas en los últimos tiempos es la de la adquisición de bolsas con cierre mágico, de modo que pueda depositarse la fruta en su interior y se congele hasta el momento de su consumo. Esta es una vía inmejorable cuando adquirimos o nos regalan más frutas y verduras de las que podemos consumir en un tiempo prudencial de maduración. En estos casos, resulta recomendable lavar los alimentos previamente a su congelación o, incluso en el caso de la verdura, escaldarla a través de agua hirviendo.

Recordad que es importante lavar la fruta y la verdura justo antes de su ingestión, porque si realizamos esta tarea antes de tiempo podemos acelerar el proceso de maduración. Otros productos tales como los plátanos, las patatas, las cebollas o los ajos es mejor guardarlos fuera del frigorífico, siempre que se encuentren en un lugar fresco, sin excesiva iluminación y exento de humedad

Marta Valle  •  lunes, 25 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x