Dieta anti infartos

dieta anti infartos

Ya sabemos, gracias a estudios recientes como Predimed, que la dieta mediterránea, en una medida equilibrada y controlada por profesionales de la nutrición, puede suponer un gran paliativo de enfermedades coronarias y cardiovasculares. Por lo que es posible, llevando a cabo este estilo de vida tan común en el sur de Europa, prevenir un alto riesgo de sufrir infartos.

Sin embargo, no en todas las zonas geográficas es posible encontrar los alimentos precisos para llevar a cabo este tipo de dieta de forma adecuada. Podemos encontrar otras alternativas en nuestras tiendas de alimentación habituales.

Alimentos beneficiosos para la salud cardiovascular

En líneas generales, es aconsejable que las grasas totales ingeridas cubran un máximo del 30% de las calorías. Por su parte, los hidratos de carbono deberían suponer el mayor aporte diario, alcanzando un 55% de las calorías a consumir. El 15% restante lo dedicaríamos, en este caso, al consumo de proteínas. Obviamente, éstas son indicaciones con carácter genérico. De forma más específica podemos hablar de alimentos concretos que pueden contribuir a paliar infartos y otros problemas cardiacos.

El aguacate supone un alimento que, por su gran contenido en ácidos grados omega 6 y grasas monoinsaturadas, ayuda a reducir los niveles del colesterol LDL (conocido como colesterol malo) sin hacer descender los niveles de HDL (comúnmente denominado colesterol bueno). Sin embargo, su consumo se debe realizar con cierta prudencia puesto que supone un elevado aporte calórico -aproximadamente el 25 % de su peso-. Debido a este hecho, no resulta recomendable para todas aquellas que lleváis a cabo una dieta de adelgazamiento.

Uno de los alimentos más conocidos en estas lides es el ajo. Por sus características, actúa como anti-trombótico, regulando la presión arterial, ayudando a controlar la cantidad de grasas y colesterol en sangre, además de mejorar la circulación sanguínea. En una línea parecida, encontramos otro producto perfectamente compatible con cualquier régimen de adelgazamiento cómo es el apio.

Los pescados azules poseen una alta composición en ácidos grasos omega 3, que mejoran la fluidez del torrente sanguíneo y reducen los niveles de lipoproteínas en la sangre, muy asociadas éstas últimas a las enfermedades coronarias. La caballa, el atún, la sardina, el arenque o el salmón son ejemplos paradigmáticos de lo aquí ejemplificado.

Las frutas también previenen los infartos

El caso de la manzana resulta llamativo. Posee un tipo de fibra soluble llamada pectina que, por sí misma, dispone la capacidad de frenar dolencias relacionadas con el corazón. Algunos estudios han llegado a demostrar que esta fibra disminuye el estrechamiento en las arterias causado por el colesterol. La batata, la zanahoria y el melón también reducen los niveles de colesterol en la sangre previniendo, de esta forma, los ataques cardiacos.

También la uva, ya sea en su forma cruda, de zumo o, incluso, vino –siempre con moderación-, es importante por su composición en flavonoides, elementos antioxidantes muy efectivos tanto en la lucha contra el cáncer como en dolencias coronarias y cardiovasculares.

Marta Valle  •  viernes, 22 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x