Dieta para el corazón: alimentos anti enfermedades cardiovasculares

dieta corazon

Las recomendaciones médicas que se realizan en torno a la salud cardiovascular pasan siempre por el mantenimiento de un estilo de vida y de una dieta que sean equilibrados y saludables. Se trata, al fin y al cabo, de incidir en una idea que muestran muchas investigaciones realizadas a tal efecto: una rutina alimentaria rica en calorías, alta en grasas en conjunción con el sedentarismo suponen una mala combinación para el buen estado del corazón y de las arterias.

Dieta para un corazón saludable

La primera regla consiste en reducir al máximo las comidas que contengan grasas saturadas y grasas trans. Los alimentos ricos en grasas de origen animal, -mantequilla, leche y derivados, carne grasa-, aumentan los niveles del colesterol malo en la sangre. Por esta razón, conviene sustituir estas aportaciones de proteínas por otras fuentes más saludables como las legumbres, los frutos secos y los aceites vegetales como el de oliva. También podemos optar por carnes magras –pavo y pollo- o recurrir a pescados azules como el salmón, las sardinas o el atún.

Aunque pueda resultar obvio, hay que eliminar de la dieta los productos de reposteria, ricos en azúcares refinados y en grasas que, además de aumentar el colesterol, tienden a engordar. Son fundamentales los alimentos que contengan fibra, tales como la avena, las alubias, las manzanas o las peras, ya que no sólo ayuda a reducir el mentado colesterol sino también todas las enfermedades relacionadas con éste, entre ellas las cardiovasculares.

Una dieta rica en verduras y frutas, especialmente las coloreadas (espinacas, fresas, melocotones o zanahorias), y cuando se consumen crudas más que preparadas a modo de zumo, resulta un modo efectivo de prevenir dolencias de tipo cardiaco.

Influencia del estilo de vida en el corazón

Es conveniente mantener los niveles de tensión por debajo de 120/80 mm/Hg. Para ello resulta esencial no sólo controlar la cantidad de calorías ingeridas, sino también disminuir el contenido de sal en los alimentos cocinados y realizar deporte de forma regular.

Otro elemento, que también se ve influido por nuestra vida social, es el tabaco. Fumar excesivamente o una exposición constante al tabaco puede producir el desarrollo tanto de cáncer como de diversos trastornos cardiovasculares.

Siguiendo, por tanto, las recomendaciones de los expertos es muy importante, para la salud cardiovascular, que seamos conscientes tanto de las calorías que consumimos como del tamaño de las raciones. Aunque vivimos en una sociedad en el que el sedentarismo es reclamado y adoptado, sobre todo desde el mundo laboral, como norma, hay que intentar compensarlo con actividad física habitual, como por ejemplo apuntándonos a un gimnasio o saliendo a caminar con nuestra pareja. 

Marta Valle  •  jueves, 14 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

DF Videos

DF Foros

¿Importa la diferencia de edad en la pareja?

Escrito por MAIKA a las 09:45:00

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x