Pescado: esencial en nuestra alimentación

Razones para incluir más pescado en nuestra alimentación

¿Sabías que el pescado es un aliado fundamental contra el estrés y la depresión? Eso es al menos lo que afirman algunos estudios que aseguran que el omega 3 del pescado aumenta la serotonina y por lo tanto nuestro bienestar. Algo más que sumar a los múltiples beneficios que el pescado aporta a nuestro organismo.

Lo que aporta el pescado

El pescado ejerce un importante papel en nuestra alimentación por su aporte de omega 3, de vitaminas y de proteínas, en muchos casos, superior al de la carne. Indispensable en una dieta equilibrada, su falta puede perjudicar el desarrollo normal del crecimiento en los niños y  puede provocar determinadas enfermedades en adultos como el bocio.

Su aporte de proteínas es de un 15-20% y contienen todos los aminoácidos esenciales para el organismo. Además los pescados en los que se puede comer la espina proporcionan un extra de calcio fundamental para aquellas personas con intolerancia a los lácteos.

Su alto contenido en ácidos grasos omega 3 proporciona beneficios en el sistema cardiovascular, y mejora notablemente los estados depresivos.

El pescado también presenta un alto contenido vitamínico, especialmente del grupo B y vitaminas A y D. Se recomienda consumir pescado unas dos o tres veces por semana para notar efectos saludables en nuestro organismo tales como mejorar la visión, la artritis, el asma y mejorar en general el sistema inmunológico.

El pescado en la prevención de enfermedades

Son numerosos los estudios que relacionan el consumo habitual de pescado con la menor incidencia de algunas enfermedades. El omega 3 presente en el pescado favorece el tratamiento de enfermedades cardiovasculares tales como el infarto o el derrame cerebral, y reduce el riesgo de padecer hipertensión y trombosis.

Por otra parte, el pescado posee propiedades antinflamatorias que pueden aliviar los síntomas de la artritis reumatoide, y se observa una menor incidencia de diabetes en las personas que lo consumen habitualmente.

Su bajo contenido en grasas lo convierten en el componente indispensable en cualquier dieta, ya que su aporte de calorías vendrá determinado por la forma de cocinarlo. El pescado al horno o a la plancha tendrá, en todo caso, un menor aporte calórico que si lo consumimos frito y se pueden encontrar múltiples y sabrosas recetas de pescado para aportar creatividad a nuestros menús diarios.

Se ha hablado mucho sobre la conveniencia o no de comer pescado crudo. Son muchas las voces que alertan del peligro de infecciones, pero si se toman las debidas precauciones, la elección de comer pescado crudo no deja de ser un asunto cultural.

Tampoco se ponen de acuerdo en el debate sobre pescado fresco o congelado. Algunos estudios afirman que el pescado congelado mantiene todos los nutrientes, mientras que otros lo niegan. A la espera de alguna conclusión, la elección en este caso dependerá de una cuestión económica y de accesibilidad.

En cualquier caso, su fácil digestión, su bajo contenido en grasas y sus aportes nutritivos hacen del pescado el imprescindible de una alimentación sana y equilibrada en la que tampoco deben faltar frutas, verduras y cereales.

Laura Sánchez  •  viernes, 20 de julio de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x