Una alimentación sana, variada y equilibrada tras los excesos del verano

 Alimentacion sana tras los excesos del verano
"Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina sea tu alimento". Hipócrates, el padre de la Medicina, ya lo sentenció hace más 2.000 años y hoy en día esta frase sigue estando en plena vigencia. Los alimentos que ingerimos no son sólo nuestra principal fuente de energía, también proporcionan salud y bienestar a nuestro cuerpo.

En los meses estivales se realiza un consumo excesivo de refrescos excitantes y con cafeína, aperitivos poco saludables, comidas fuera de casa, exceso de horas de sol... Todo ello, deriva en un exceso calórico y en una mayor oxidación celular.

Existen varias dietas con las que conseguir reducir las grasas (lípidos) y los azúcares (glúcidos). Te proponemos la que recomienda H&H Medicina Estética, que te ayuda a favorecer una alimentación equilibrada y te garantiza una seguridad alimentaria. Con unas sencillas pautas conseguirás rápidamente depurar el organismo de los excesos cometidos durante el verano.

Después de un largo ayuno tras el sueño, nuestro organismo descansado se prepara para la actividad y por tanto es necesario aportarle los hidratos de carbono necesarios para obtener esa energía, junto con los mejores antioxidantes que existen en la naturaleza. Toma nota:

DESAYUNO


. Una pieza de fruta de temporada de unos 100 a 120 grs., garantiza el efecto antioxidante.
. Un lácteo 0% de materia grasa (yogurt desnatado o 100 grs. de queso fresco)
. Una tostada de pan integral
. o infusiones

Si hemos cometido demasiados excesos con las grasas y el alcohol, deberíamos depurar nuestro principal filtro hepático, y para ello podemos recurrir a un remedio natural, que es tomar 20 minutos antes del desayuno una cucharadita de aceite de oliva y una cuchara de limón con un gran vaso de agua.

A MEDIA MAÑANA


Cuando hayan transcurrido entre 2 horas y ½ y 3 horas y ½ después del desayuno, proponemos una infusión + 2 lonchas de lacón o pavo. Prohibidas las bebidas azucaradas y los refrescos, incluidos los light.

COMIDA


Una generosa ración de las siguientes verduras, condimentadas con una cucharadita de aceite, media cucharadita de vinagre y sal con sensatez: acelgas, brócoli, borraja, calabacín, canónigos, lechuga, champiñones, endivias, espinacas, pepino, pimientos verdes o rúcula.

De manera más limitada (máx. 150 grs. / día) consumiremos tomates, alcachofas, espárragos pimiento rojo, setas, judías verdes finas y berenjenas.

Una ración de proteína animal:
o 150 grs. de ternera buey/vaca
o 200 grs. de pollo/pavo
o 200 grs. de pescado blanco
o 150 grs. de pescado azul

Mejor a la plancha, al horno o al vapor sin aceites añadidos. Se puede condimentar con especias deshidratadas (ajo en polvo, tomillo, orégano, laurel o pimienta).

MERIENDA


Para evitar estar en ayuno hasta la cena, tomaremos una tostada integral con una loncha de proteínas (jamón york), acompañado de una infusión depurativa: té rojo o verde.

CENA


La cena deberá ser más ligera porque el gasto energético va a ser menor. Proponemos: un primer plato de las verduras reseñadas anteriormente y una proteína animal (preferiblemente pavo, pollo o pescado) cocinado en horno, microondas, baño maría, cocción, en papillote, a la parrilla o a la plancha sin sobrepasar los 150 grs. de ingesta.

Una dieta sana y equilibrada que te hará afrontar el otoño con fuerza y energía.

Josune de la Riva  •  lunes, 23 de agosto de 2010

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x