Diabetes y embarazo: riesgos y precauciones

Recomendaciones si sufres diabetes gestacional

Laura D

 Diabetes gestacional: ¿qué riesgos tiene para la madre y el bebé?

Durante el embarazo, los niveles de glucosa deben estar muy controlados, ya que, de lo contrario, puede producirse diabetes gestacional, es decir, diabetes desarrollada durante el periodo de gestación.

La insulina (hormona generada por el páncreas para el control del metabolismo) es la encargada de llevar el azúcar de la sangre a las células. Dentro de estas, la glucosa se almacena y de ahí se obtiene la energía necesaria para el organismo. Cuando las hormonas del embarazo interfieren en la insulina puede llegar a producirse un incremento de los niveles de glucosa y, como consecuencia, dar lugar a este tipo de diabetes en el embarazo

En la mayoría de los casos no presenta síntomas y se diagnostica gracias a una prueba practicada entre la semana 24 y 28 del embarazo. Pero, ¿qué riesgos tiene la diabetes gestacional? ¿Qué precauciones hay que tomar para que este problema no llegue a afectar a la salud de la futura mamá y, por supuesto, del bebé? En este artículo te sacamos de dudas.

Riesgos de la diabetes gestacional

La diabetes gestacional debe estar controlada en todo momento para reducir los riesgos y consecuencias tanto en la madre como en el bebé. La primera medida que se suele tomar es recomendar dieta y ejercicio (salvo que por prescripción médica este no se pueda realizar).

¿Qué riesgos puede producir no controlar esta patología?

+ Macrosomías. El páncreas de tu hijo produce mucha insulina y el bebé recibe más energía de lo necesario. Esta energía se acumula en forma de grasa por lo que es muy fácil que pueda nacer con sobrepeso (más de 4 kg). Esto a su vez puede dar lugar a un parto peligroso y difícil.

+ Hipoglucemia. Tras recibir toda la glucosa de la madre durante el embarazo, ahora debe producirla el bebé solo. Sin embargo, hay ocasiones en las que existe demasiada insulina en la sangre, por lo que el bebé puede sufrir hipoglucemia (bajada del nivel de glucosa). Es un problema metabólico común en los recién nacidos y puede tener varios síntomas: vómitos, piel pálida o azulada, dificultad para mantener el calor corporal…

+ Puede producirse ictericia. Esto es que tanto los ojos como la piel se vuelven amarillentas debido a un exceso de bilirrubina. En estos casos es necesario que al bebé le dé la luz solar para que se acelere su eliminación. También puede ayudar a su eliminación la fototerapia y la lactancia materna.

+ Problemas respiratorios, por un retraso en el desarrollo de los pulmones del bebé.

+ Preeclampsia. Patología caracterizada por presión arterial alta, aumento excesivo del peso y exceso de proteínas en la orina.

+ Abortos o mortalidad perinatales (esto es, a partir de la semana 28).

¿Qué precauciones debemos tener con la diabetes gestacional?

Diabetes gestacional: precauciones

Para empezar, es importante tener controlado el azúcar en sangre. Esto podremos hacerlo midiéndonos los niveles cada poco tiempo. Es importante seguir la dieta del médico, si nos da alguna pauta, y sino tener presente que debemos llevar una alimentación saludable sin grasas saturadas, bollos, pasteles, chocolate y azúcares refinados. También debes eliminar los platos precocinados. Todos ellos son alimentos de absorción rápida que provocan caídas en los niveles de glucosa.

Es recomendable tomar hidratos de carbono a lo largo del día, respetando las horas de la ingesta que pueden estar repartidas en 5: desayuno, almuerzo, comida, merienda y cena. 

Puedes aumentar también el consumo de verduras y controlar el de frutas puesto que entre ellas también hay piezas que contiene azúcares simples.

Debes tomarte muy en serio el ejercicio regular. Esto no significa pegarse palizas a hacer deporte, pues puede producir un efecto negativo en nuestro bebé. Hay que mantenerse activa dentro de lo posible haciendo ejercicios como, por ejemplo, caminar.

¿Y tú? ¿Has sufrido diabetes gestacional? ¡Cuéntanos tu experiencia!