Síntomas de que algo va mal con tus riñones

Las señales que muestran problemas renales

Olivia Blanc
Olivia Blanc Periodista

Tu cuerpo te habla, aunque lo hace sin palabras. Si eres observadora y prestas atención empezarás a percibir algunas de las señales de aviso que te está enviando. Muchas de ellas te servirán para anticiparte a ciertos problemas de salud que estás empezando a desarrollar.

Es el caso, por ejemplo, de las complicaciones en el sistema renal. Es habitual que se manifiesten en lugares del cuerpo diferentes a los propios órganos afectados. Te contamos cuáles son los síntomas de que algo va mal con tus riñones para que sepas reconocerlos si se llegaran a producir.

Cuando tienes problemas en los riñones

Los riñones limpian la sangre y eliminan desechos y líquidos de tu cuerpo. Regulan el agua de tu organismo y otros químicos de su sangre como el sodio, el potasio, el fósforo, y el calcio. Entre sus funciones también está la de producir hormonas que ayudan a tu cuerpo a regular la presión sanguínea, producir glóbulos rojos y tener huesos fuertes.

Cuando el riñón tiene algún tipo de problema, las funciones del órgano se suelen ver mermadas. El problema es que la mayoría de las mujeres no presenten síntomas graves de insuficiencia renal hasta que los problemas en los riñones son muy avanzados. De ahí, la importancia de reconocer a tiempo cuáles son los síntomas que muestran que algo va mal.

Los síntomas de que algo va mal con tus riñones

En caso de detectar alguno de estos síntomas, debes tratar de mantener la calma. Hay que darle la importancia justa al problema y buscar las soluciones que correspondan de acuerdo a su gravedad. No dudes en acudir a tu médico para que te diagnostique y te aconseje cuál es el procedimiento a seguir más adecuado en tu caso, pero no hay que ser alarmista. 

Estos son algunos de los síntomas más habituales.

1 Fatiga y falta de energía

Es habitual que los problemas en el riñón hagan que te sientas más cansada de lo habitual y que tengas menos energía para enfrentarte al día. Es un síntoma que puede pasar desapercibido, ya que puede camuflarse con el cansancio normal de tu día a día, pero que no lo debes subestimar. Es posible que con el paso del tiempo desemboque en dificultades para concentrarte. 

2 Problemas para dormir

A pesar de que sientes más fatiga de la habitual, te cuesta dormir por las noches. El insomnio es un trastorno del sueño más grave de lo que se tiende a pensar. En sus grados más altos, puede llegar a condicionar la vida de la persona que lo sufre. Por ello, se trata de un síntoma que, aunque puede estar provocado por otro tipo de problemas, no puede pasarse por alto. 

3 Falta de apetito

La falta de apetito es una de las señales más frecuentes que envía el cuerpo para hacerte ver que hay algo en tu interior que no va bien. También se suele dar cuando los problemas están en el riñón. Como con el resto de síntomas, no hay que ser alarmistas; es normal pasar por ciertos momentos en los que tienes menos hambre. Es lo que ocurre, por ejemplo, durante el verano. 

4 Cambios en tu cuerpo

¿Sientes que tus pies están más hinchados que nunca? Puede estar provocado por retención de líquidos debido a un fallo en el sistema renal. También es frecuente que se hinchen los tobillos. Por lo general, y también motivado por la dificultad para dormir, las personas que sufren de estos problemas suelen levantarse con los ojos hinchados. Además, se suele padecer calambres por las noches. 

5 Tu piel está más seca

Los problemas renales también se reproducen con cambios en el estado y el aspecto de la piel. Es habitual que esté más seca e, incluso, a veces se sufren molestos picores. Además de buscar la causa que está produciendo este tipo de alteraciones en tu cuerpo, debes ponerles solución cuanto antes. Aplícate la mejor crema hidratante para tu tipo de piel un par de veces al día. 

6 Más ganas de orinar

Si han aumentado considerablemente tus ganas de orinar y bebes la misma cantidad de liquido, es posible que tu riñón no esté funcionando correctamente. A veces, a pesar de las ganas es imposible expulsar la orina lo que provoca molestia pero también frustración. Deberías ir a tu médico que te mandará las pruebas oportunas para detectar alteraciones.

7 Tu orina tiene un color distinto

Cuando algo va mal en los riñones, la orina puede tener un color distinto. Mirar el retrete después de hacer pis puede ser un tanto desagradable, pero te ayudará a detectar este tipo de lesiones en los riñones. No solo debes observar si tu pis tiene otra tonalidad, sino si también ha cambiado de densidad o si se ha vuelto espumoso. Debes estar muy atenta, sobre todo, a detectar sangre en la orina. 

8 La comida te sabe diferente

A menudo, los pacientes con problemas renales notan un cambio en su percepción de los alimentos. Cuentan que tienen un sabor metálico en la boca y cómo han notado el olor de su aliento ha empeorado. Este se debe a que la saliva tiende a acumular más urea por los problemas en los riñones. 

9 Tienes un dolor en la espalda

A veces, los problemas renales se manifiestan con un dolor punzante en la parte baja de la espalda. Es fácil confundirlo con una lumbalgia, ya que la zona de las molestias es más o menos la misma. Sin embargo, el dolor de riñones tiende a estar localizado en un lado y a empeorar después de ir al baño. 

10 Náuseas y vómitos sin motivo

Se pueden sentir náuseas y vómitos por muchos motivos: por una mala digestión, si se ha comido demasiado, si algo te ha sentado mal, por el embarazo... Sin embargo, cuando se producen de manera repetida sin una causa detrás, podrían ser un síntoma de problema renal. De hecho, es una de las molestias más habituales cuando se tiene una piedra en el riñón. Las náuseas y los vómitos son un signo muy desagradable, por lo que es recomendable ir al médico para que remita. 

Las ganas de vomitar y todos los síntomas anteriormente mencionados podrían ser un signo de que sufres de insuficiencia renal. Esta se produce cuando tus riñones disminuyen su capacidad de desempeñar sus funciones. Si la insuficiencia renal empeora, una cantidad elevada de desechos se pueden acumular en su sangre.

Las dos causas principales de la insuficiencia renal son la diabetes y la presión alta, que son los responsables de hasta dos tercios de los casos. Por lo tanto, es importante mantenerse alerta a las señales que te manda tu sistema renal. No dudes en ir a un profesional de la salud para que evalúe tu caso.