Los tipos de tics nerviosos

Napoleón Fernandez
Los tipos de tics nerviosos
Los tics pueden expresarse sintomáticamente en tres formas, trastorno de la Tourette, tics crónicos y transitorios. De acuerdo con esto vamos a describir los tres cuadros clínicos.

En el trastorno de Gilles de la Tourette, sólo los tics motores múltiples y uno o más tics verbales, son esenciales. Los tics aparecen varias veces al día a lo largo de un periodo de más de un año. La localización, el número de frecuencia, la complejidad y la gravedad de los tics cambian con el tiempo. En su presentación más típica afectan la cabeza, las extremidades superiores, el tronco u otras partes del cuerpo. Los tics verbales incluyen gruñidos, aullidos, olfateo, carraspeo, toses o palabras. Y la coprolalia o impulso irresistible a decir obscenidades.

Tanto los tics motores como los verbales pueden ser clasificados como simples o complejos; los motores simples más frecuentes son el parpadeo, las sacudidas del cuello, el encogimiento de hombros y las muecas faciales. Los vocales simples más frecuentes son la tos, los aclaramientos de garganta, gruñidos, etcétera. Los tics motores complejos más frecuentes son gestos faciales complejos, golpearse, saltar, tocar o pisotear un objeto.

Los tics vocales complejos más frecuentes son palabras repetidas fuera de contexto, coprolalia y ecolalia. Se asocian, con frecuencia, al estado de ánimo deprimido y a la vergüenza.

Tics nerviosos crónicos y transitorios


El cuadro clínico de los tics crónicos se caracteriza porque aparece un solo tipo de tic (no ambos como en el Gilles de la Tourette). Las demás características son iguales excepto que la gravedad de los síntomas y el deterioro funcional son menores.

Los tics transitorios son tics motores y/o verbales que aparecen varias veces al día durante por lo menos dos semanas, pero no más de 12 meses consecutivos.