Cambiar de seguro médico, ¿sí o no?

Teresa Guerra

Estamos a punto de despedir el año y, además de dar la bienvenida al 2013, muchas pensamos una larga lista de nuevos y buenos propósitos para mejorar nuestro aspecto, alimentación, bienestar, idiomas, etc. Si estás pensando en darle un cambio a tu vida, puede que te hayas planteado también cambiar tu compañía de seguros. En realidad no tienes por qué ser fiel a ella si no estás del todo satisfecha, pero antes ten en cuenta los siguientes requisitos que apunta Néctar, Salud en Positivo.

Sobre los seguros médicos

-Las pólizas de seguros se renuevan automáticamente cada año salvo que el cliente no quiera continuar la relación.

-Antes de tomar una decisión, infórmate sobre otros productos de salud del mercado. Internet es una buena forma para estudiarlos. Analiza si tu seguro de salud actual se adapta a tus necesidades y a las de tu familia, si frece todas las coberturas de asistencia sanitaria y si te da algún valor diferencial, como el seguro dental incluido en la póliza, atención telefónica las 24 horas del día o la posibilidad de acceder a otros servicios de bienestar con importantes descuentos.

-Cuando decidas contratar, no intentes engañar a la aseguradora ocultando enfermedades o intervenciones anteriores a las que te hayas sometido. Te arriesgas a que, llegado el momento, la compañía no quiera correr con los gastos por una enfermedad anterior a la contratación y no tengas derecho a la asistencia.

-Aunque la mayoría de las empresas no aplican carencias, asegúrate del tiempo que pasa desde que firmas la póliza hasta que la compañía da servicio.