Las enfermedades del otoño: llegó el cambio de temperatura

Típicas enfermedades de otoño

Los cambios de estación afectan a nuestra salud, sobre todo por los cambios de temperatura y las condiciones climáticas. Igual que hay enfermedades típicas del verano, el otoño se presenta con sus propias afecciones, especialmente respiratorias. Esta temporada se hace necesario protegernos ante el descenso de las temperaturas, la lluvia y el viento. Así que no te limites a renovar tu armario porque te hará falta algo más que ropa para protegerte de las típicas enfermedades del otoño.

Enfermedades otoñales

Tras el verano, nos cuesta adaptarnos al cambio de temperaturas. Es sobre todo al principio del otoño, cuando no acertamos con la ropa. En esta época del año el sol engaña y nosotros estamos desando alargar el verano, con lo que a veces salimos menos abrigados de lo que convendría. Por eso las enfermedades respiratorias están a la orden del día en esta temporada. Resfriados, gripes, neumonías o faringitis son algunas de las afecciones más comunes. También nos encontramos con un aumento de las enfermedades pulmonares y de bronquios, así como un recrudecimiento en los pacientes con asma. Y es que aunque las alergias se suelen relacionar más con la primavera, lo cierto es que el otoño es una de las estaciones más propicias para este tipo de problema.

Las enfermedades gastrointestinales también proliferan en otoño. Con la lluvia y el viento los virus, las bacterias y los parásitos se propagan más rápidamente y encuentran en la humedad el aliado perfecto para actuar. La humedad también es la causante de la aparición de diversas patologías en la piel, como puede ser la sequedad excesiva, la dermatitis o incluso los hongos.

Prevenir las enfermedades en otoño

Debido a los cambios de temperatura es difícil no caer en algunas de las típicas enfermedades otoñales. Hay que tener especial cuidado con las corrientes para evitar los resfriados, así como evitar pasar rápidamente del frío al calor y abrigarnos al salir a la calle.

Se puede considerar junto con el médico de cabecera la conveniencia  o no de la vacuna contra la gripe y hay que evitar consumir alimentos muy fríos. Tampoco hay que olvidar las medidas higiénicas, porque lavarse las manos frecuentemente puede evitar muchas infecciones y el traslado de bacterias. Y, al igual que hacemos en verano, tener cuidado con la manipulación de los alimentos y la calidad del agua que consumimos para prevenir las enfermedades gastrointestinales.

Una de las enfermedades más características del otoño es la depresión o la astenia otoñal provocada por el cambio de estación, la disminución de las horas de luz y el mal tiempo. Se caracteriza por la falta de interés, la apatía, el insomnio y la tristeza y son muchas las personas que la sufren cada otoño.

Lo mejor que podemos hacer para evitar o reducir la aparición de estos problemas de salud en los cambios de estación es reforzar nuestras defensas. Con una alimentación ricas en frutas y verduras, una dieta equilibrada que nos aporte las vitaminas y minerales que necesitamos podremos hacer frente a las enfermedades características del otoño.

Laura Sánchez  •  miércoles, 28 de agosto de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x