Oídos taponados: prevenciones y cuidados

Oídos taponados: prevenciones y cuidados

La salud de un ser humano es muy importante para poder tener un buen nivel de bienestar. Sin embargo, el cuerpo está compuesto por diferentes órganos y todos ellos, requieren de un cuidado muy especial. Hoy centramos nuestra atención en analizar el cuidado de los oídos y, más concretamente, profundizar las causas por las que los oídos se taponan. En primer lugar, conviene precisar que el oído tiene tres partes: externo, medio e interno. Existe una experiencia más habitual de la que parece a simple vista y es la de sentir que los oídos se tapan.

Por qué se taponan los oídos

Es frecuente que como consecuencia de una congestión nasal, el enfermo tenga también los oídos taponados. Del mismo modo, es posible tener esta sensación molesta como consecuencia de una sinusitis o también, de una alergia.

Es muy común también notar los oídos taponados cuando viajamos en avión, especialmente cuando éste comienza a descender. La diferencia de presión, es en este caso, la causante del taponamiento que finaliza al tragar saliva o intentar soplar suavemente por la nariz, teniendo la boca y los orificios nasales tapados. Incluso, en caso de tener que viajar con un resfriado, las molestias pueden ser mucho mayores. Lo más aconsejable es consultar el caso con el médico para que te dé unas indicaciones. Tener el oído tapado puede ser una dolencia simple o por el contrario, ocultar algo más grave. Por ello, ante la menor molestia lo más aconsejable es ir al médico.

El exceso de cerumen también es una causa habitual de oídos tapados. Sin embargo, conviene precisar que es mejor evitar el ritual de higiene de usar bastoncillos para los oídos ya que no son aconsejables a pesar de su uso habitual en muchos hogares.

Además, los oídos también pueden taparse por el agua. Algo que resulta más habitual en las vacaciones de verano cuando un plan de tarde en la piscina resulta de lo más divertido. Pero también puede suceder al disfrutar de un agradable baño en casa. Por ello, siempre merece la pena que, al salir del agua, te seques muy bien los oídos con la toalla. Pero también puede resultar muy práctico utilizar tapones para el agua.

¿Qué molestias te produce tener los oídos tapados? En primer lugar, puedes tener dificultades para escuchar bien una conversación, incluso, puedes notar algún dolor en la parte interna del oído o tener algún mareo. Esto es especialmente molesto para los niños, por lo que es importante extremas las medidas de higiene con respecto a los oídos en el caso de los más pequeños.

Maite Nicuesa  •  miércoles, 22 de agosto de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

DF Videos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x