La predicción del tiempo por nuestro cuerpo

Clima y salud

El cuerpo humano es capaz de predecir los cambios meteorológicos. Infinidad de veces hemos escuchado frases del tipo 'me duelen los huesos, va a llover', y aunque parezca un refrán anticuado propio de viejas supersticiones, lo cierto es que tiene una base científica.

Las alteraciones en la presión atmosférica, el aumento de la humedad o la llegada del frío pueden predecirse si permanecemos atentos a señales que nos da nuestro organismo, a veces traducido en un dolor óseo o en molestias en las viejas cicatrices.

La predicción, cuestión de iones

Según la tesis doctoral del doctor Javier López del Val, jefe del Servicio de Neurología del Hospital Clínico de Zaragoza, este pronóstico se debe a la presencia en la atmosfera de iones positivos y negativos.

La concentración de estas partículas varía en función de la climatología y tienen efectos predictivos en el organismo ya que, al viajar a la velocidad de la luz, preceden en 24 horas la llegada de nuevos frentes atmosféricos.

Sistemas nervioso y vascular, principales afectados

Por ese motivo, las variaciones bruscas de presión atmosférica, humedad o temperatura tienen efectos mayores sobre el sistema nervioso y el sistema vascular, afirma el doctor del Val, y pueden ser detectadas por el 30% de la población.

Así, los más afectados por los cambios climatológicos son aquellos que padecen enfermedades cardiovasculares, migrañas y las personas con tendencia a depresión y cuadros de ansiedad, ya que, por ejemplo, climas con vientos constantes son depresores del sistema nervioso central.

Los huesos y las cicatrices

La meteorología también puede ser presagiada por los huesos y la presencia de cicatrices. Los enfermos de reuma, por ejemplo, notan un aumento de dolor articular con la llegada del frío y las bajas presiones, según un estudio del Instituto Poal de Reumatología de Barcelona y la Unidad de Salud Articular de Bioibérica Farma.

Las antiguas cicatrices y las pieles con eczemas también se ven afectadas por estos cambios climáticos, debido a que las bajas presiones y el descenso de las temperaturas aumentan la sensibilidad de la piel.

Patricia García  •  lunes, 4 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x