La píldora anticonceptiva, a debate: ¿peligra nuestra salud?

píldora anticonceptiva

Los anticonceptivos orales de tercera y cuarta generación podrían ocasionar problemas de trombos. La Agencia Europea del Medicamento ha puesto bajo estudio los efectos secundarios de las píldoras anticonceptivas por su posible relación con esta patología.

Lo organización sanitaria ha tomado esta decisión a instancias de Francia, donde la muerte de cuatro jóvenes el pasado mes de enero propició la retirada del mercado en el país galo de la píldora Diane 35.

Relación hormonas y coagulación

Según publicó el diario francés Le Figaro, las cuatro mujeres fallecieron por una trombosis venosa derivada del consumo de este fármaco anticonceptivo. La trombosis, la formación de un coágulo de sangre en los vasos sanguíneos, es uno de los principales causantes de infartos de miocardio, anginas de pecho o embolias pulmonares, afecciones muy graves que pueden resultar mortales.

Al parecer, desde su comercialización en los años 60, la píldora anticonceptiva ha estado relacionada con accidentes cardiovasculares debido a las hormonas sexuales femeninas que aportan.

Una concentración alta de estrógenos aumenta los niveles de las globulinas, proteínas que regulan la coagulación sanguínea y que por lo tanto, están asociadas a la posible aparición de un trombo. Los anticonceptivos de última generación han reducido una tercera parte estas concentraciones hormonales.

Riesgo o psicosis

Según un estudio de la Universidad de California publicado en la Journal of the American Medical Association, el riesgo de sufrir un accidente cardiovascular se duplica al consumir los anticonceptivos de tercera y cuarta generación, pero este riesgo es tan bajo que no debería influir en la decisión de tomar o no la píldora.

Postura similar adopta la Sociedad Española de Contracepción y la propia farmacéutica Bayer, propietaria de la marca Diane 35, que advierten de los posibles efectos cardiovasculares de los nuevos anticonceptivos solo si existen factores de riesgo como antecedentes familiares de trombosis, sobrepeso, edad avanzada o tabaquismo.

El tabaco y los anticonceptivos

En el caso de las mujeres fumadoras que utilizan anticonceptivos hormonales, los riesgos de sufrir una trombosis aumentan considerablemente. Según un estudio de la Universidad de Copenhague, el riesgo se multiplica por 8 en el caso de los parches, en 6,5 con los anillos vaginales y en 3 con las píldoras.

Por esta razón es importante acudir al ginecólogo a la hora de decidir si se comienza un tratamiento anticonceptivo hormonal, ya que los factores de riesgo ante problemas cardiovasculares varían de unas mujeres a otras.

Patricia García  •  sábado, 21 de septiembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x