Los peligros de la automedicación

Uso prudente de antibióticos

Cada 18 de noviembre se celebra el Día Europeo para el Uso Prudente de los Antibióticos. La intención de resaltar este día en el calendario es concienciar a la población de los riesgos que supone hacer un mal uso de los antibióticos, algo que puede convertirse en un problema sanitario de primer orden. Porque los riesgos de tomar los antibióticos de forma indebida, así como la creciente práctica de la automedicación puede alterar el funcionamiento de nuestro organismo de forma importante.

Uso prudente de los antibióticos

Los antibióticos son esos medicamentos que pueden combatir una infección, pero no todas las infecciones, únicamente las producidas por bacterias. Quedan así excluidas las infecciones de tipo vírico como la gripe, y aún hoy vemos cómo mucha gente sigue tomando antibióticos para curar un resfriado. La consideración más importante ante el uso de antibióticos es que se debe seguir la recomendación médica en todo momento. En ningún caso es conveniente ni autodiagnosticarse la infección ni mucho menos tomar el antibiótico por nuestra cuenta.

El problema es que ante el uso reiterado de los antibióticos, el medicamento pierde efectividad frente a la infección y llega un momento en el que las bacterias se hacen resistentes al antibiótico. La alarma surge ante el elevado número de personas que hacen un uso indebido de los antibióticos, algo que puede convertirse en un problema sanitario a nivel mundial porque no habrá medicamentos capaces de curar las infecciones más frecuentes.

Por eso es importante el uso prudente de los antibióticos y asumir nuestra propia responsabilidad en cuanto a la toma de medicamentos. La única persona que debe decidir si es conveniente o no tomar un antibiótico ante un problema de salud es el médico, y otro error muy frecuente es guardar los antibióticos sobrantes para otra ocasión.

La irresponsabilidad de automedicarse

No se trata sólo de los antibióticos, cada vez es más frecuente que ante un problema de salud, la gente acude a la farmacia a por el medicamento que cree conveniente. Muchas veces, buscamos los síntomas de alguna enfermedad en Internet y, al reconocerlo, decidimos combatir el problema nosotras mismas. Así, está muy extendida la automedicación de antigripales, analgésicos y antinflamatorios, además de los medicamentos para controlar los problemas gastrointestinales.

La automedicación se trata, en cualquier caso, de una práctica muy irresponsable, que puede poner en serio peligro nuestra salud, ya que el uso indebido de cualquier medicamento hace que éste pierda efectividad y nuestro organismo queda desprotegido y debilitado. Además hay algunos problemas de salud que surgen por la automedicación como pueden ser reacciones alérgicas, intoxicaciones, gastritis y, sobre todo, infecciones crónicas.

La costumbre de automedicarnos es algo sobre lo que debemos reflexionar y que deberíamos alejar de nuestras vidas, y aunque se trata de una práctica peligrosa para todo el mundo, la automedicación supone un riesgo añadido en ancianos, en niños y en todas aquellas personas que tienen alguna afección ya sea alteración de la tensión arterial, problemas de circulación, enfermedades cardiacas, diabetes o cualquier enfermedad crónica.

Laura Sánchez  •  domingo, 18 de noviembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x