¿Cuál medicina es mejor, la Ortodoxa o la Natural?

Napoleón Fernandez

¿Cuál medicina es mejor, la Ortodoxa o la Natural? Indiscutiblemente las nuevas tecnologías de comunicación han achicado el mundo y teorías que antes nadie se atrevía a poner en duda, hoy sobreviven rodeadas de una gran incógnita.

Ese debate ha llegado con gran fuerza a nuestros consultorios médicos, donde los galenos lidian con dos grandes escuelas: la Medicina Occidental -también denominada Ortodoxa, sin dudas la más conocida y la de mayores recursos financieros- y la Natural que defiende una relación armónica y de profundo conocimiento con la naturaleza y a la que también se le llama Alternativa o Complementaria.

¿Medicina Occidental o Medicina Oriental? Medicina Ortodoxa versus Medicina Natural

Lo más sabio sería combinar lo mejor de cada una de ellas, pero los defensores de una u otra tendencia cuestionan arbitrariamente la cientificidad de su "contraria" y en el medio quedan los pacientes que no siempre encuentran una solución a sus dolencias.

La existencia de la Medicina Natural es tan antigua como el hombre mismo y nadie se atreve a negar su efectividad. Su diversidad de métodos para el tratamiento de diferentes dolencias ha sido una de la cartas que le ha permitido sobrevivir hasta nuestros días .

El fundador de la Medicina Occidental, el sabio griego Hipócrates, reconoció incluso el Vis Medicatrix Natura (Fuerza Curativa de la Naturaleza), concepto que ha trascendido como principio confortante del Corpus Hipocraticum hasta la actualidad, enriquecido por otros eminentes científicos de la antigüedad como Paracelso y Hanneman.

La Homeopatía, la Medicina China Tradicional, la Hipnosis, la Aromaterapia, la Fitoterapia, entre otras, son algunas de las técnicas que conforman la Medicina Natural, y varias han sido incorporadas al arsenal terapéutico de la Medicina Ortodoxa.

Un grupo importante de fármacos son obtenidos a partir de la sustracción de principios activos de plantas medicinales, por ejemplo: la aspirina es derivada del Sauce, la digoxina de la digitalis purpúrea, la morfina de la amapola y la penicilina, que en su momento revolucionó la medicina, es obtenida del hongo penicilinum.

Todas las especialidades médicas en las que se subdivide la escuela Occidental, por su parte, se han nutrido de los avances obtenidos por la física, la química, la biotecnología, y han conseguido sistematizar novedosas técnicas quirúrgicas, utilizar los equipos de alta tecnología en función del diagnóstico y tratamiento de complejas enfermedades, así como descubrir y sintetizar artificialmente fármacos cada vez más eficaces y con menos reacciones adversas.

La medicina natural ha evolucionado a la par de otras ciencias

También es cierto que la medicina natural ha evolucionado a la par de otras ciencias y han perfeccionado algunos de sus recursos curativos como la electroterapia, electroacupuntura, la terapia con rayo láser, el ultrasonido y se ha valido de importantes descubrimientos como la disminución de la resistencia eléctrica en la superficie del cuerpo humano donde se encuentran los puntos de acupuntura, y los estudios que explican el mecanismo del alivio del dolor, entre otros.

En el caso específico de la Fitoterapia existen importantes investigaciones como la del efecto antioxidante de plantas como el mango y el Ginkgo Biloba, así como la función de oxigenante cerebral e importante neuromodulador de éste último, en las que se muestra lo armónica y complementaria que podría ser la relación entre las dos escuelas médicas.

Cabe entonces preguntarnos: ¿Es una realmente mejor que la otra? Por supuesto, la respuesta es ¡NO!, de hecho la Organización Mundial de la Salud ha enunciado que existen un grupo de más de cien padecimientos que pueden ser tratados con técnicas naturales y que en otro número importante estos procederes pueden utilizarse como complemento de las terapias convencionales.

Armonizar estos dos saberes es también uno de los desafíos del presente Siglo, pero en el fondo del debate se enfrentan el sentido común y los intereses económicos de las grandes empresas farmacológicas que ven peligrar su negocio cuando el alivio de un dolor de cabeza no precise ya de una aspirina.

Puedes leer más artículos similares a ¿Cuál medicina es mejor, la Ortodoxa o la Natural?, en la categoría de Homeopatía en Diario Femenino.