Diagnóstico y tratamiento del cáncer de útero

Saúl C. Montaño Quintanilla
Los programas de detección precoz permiten diagnosticarlo en mujeres asintomáticas. Cuanto antes el cáncer de cuello de útero sea diagnosticado, más probabilidad de cura de la enfermedad.

Biopsia para diagnóstico del cáncer de útero


El diagnóstico se realiza con una biopsia del cérvix, que se realiza durante un examen ginecológico normal. El médico retira una pequeña muestra para la biopsia y, en general, la mujer no siente dolor. El cáncer de cuello de útero constituye el 6% de los tumores malignos en mujeres. Existen principalmente dos tipos de cáncer de cuello de útero: carcinoma escamoso en el 90% de los casos y adenocarcinoma en el 10%.

El útero

Tratamiento del cáncer de útero


El tratamiento del cáncer de cuello de útero depende del tamaño del tumor y del nivel en que se encuentre la enfermedad: si está localizado sólo en el cérvix o se extiende a ganglios u otros órganos de la pelvis como la vejiga o el recto. En tumores diagnosticados de manera precoz y pequeños el tratamiento puede ser la cirugía con realización de histerectomía radical o radioterapia.

Durante una histerectomía, el útero se puede extirpar de forma total o parcial. Las trompas de Falopio y los ovarios también se pueden extraer:

- Una histerectomía parcial consiste en la extirpación de la parte superior del útero, dejando intacto el cuello uterino.

- Una histerectomía total consiste en la extirpación de todo el útero y del cuello uterino. Una histerectomía radical es la extirpación del útero, los tejidos de ambos lados del cuello uterino y la parte superior de la vagina.

En casos más graves, cuando la enfermedad está avanzada, el tratamiento es una combinación de radioterapia y quimioterapia de manera simultánea.

Ana Rosa