El tiempo y el dolor ¿existe alguna relación?

El tiempo y el dolor

Popularmente se cree que los cambios climáticos afectan a nuestro cuerpo, ya sea provocando dolores de cabeza, malestar general o dolores en las articulaciones. De hecho, las personas mayores que sufren artrosis o cualquiera que tenga una fractura ósea suele quejarse de dolor los días previos a un cambio de tiempo. ¿Pero tienen relación científica el dolor y los cambios del clima?

Estudios científicos

Hasta ahora nadie sabía a ciencia cierta si la sabiduría popular tenía razón en relacionar el dolor en las articulaciones con el tiempo, pero unos cuantos investigadores han encontrado algunas evidencias. Su estudio se basa en la evolución de 205 pacientes con artrosis de rodilla procedentes de diversos puntos de EEUU. El ensayo duró tres meses, y se proponía evaluar la eficacia de la glucosalina (un suplemento nutricional que se extrae de los cangrejos y las langostas y que parecía aliviar la artritis). Sometieron a los pacientes a evaluaciones durante dos días a la semana para evaluar su grado de dolor y comprobar si la glucosalina tenía algún efecto real sobre la enfermedad.

Los resultados obtenidos no mostraron ningún efecto de la glucosamina, pero sí que mostraron una relación entre los efectos de las inclemencias del tiempo sobre la enfermedad. Para comprobar que existe una relación, se cotejaron los datos de los pacientes con los registros meteorológicos de la National Oceanic and Atmospheric Administration, y las observaciones parecieron demostrar que realmente existe una asociación entre el clima y los dolores y molestias.

¿Los cambios meteorológicos empeoran la artritis?

Así pues, el paciente tiene razón cuando afirma que el tiempo le provoca dolor en las articulaciones. Sin embargo, la relación entre cambios climáticos y dolor constatada por este grupo de científicos no significa un empeoramiento de la artritis. A pesar de que el dolor se vuelve más agudo y constante, eso no significa que el paciente esté empeorando y la enfermedad se esté acelerando, simplemente el paciente se vuelve más sensible al dolor de las articulaciones. Visto así, los enfermos de artritis no deben preocuparse cuando sienten dolor unos días previos a un cambio climático, pues el cambio de tiempo solo influye en su percepción del dolor, pero no agrava la enfermedad.

Posibles soluciones para el dolor

En general, el dolor aumenta con los cambios atmosféricos porque se da una bajada de la presión atmosférica. Sin embargo, en el caso de enfermos con artritis reumatoide, son las bajas temperaturas las que ejercen un efecto sobre el dolor articular. Por ello, para apaciguar la sensación de dolor, en estos casos es beneficioso aplicar calor local en la zona de dolor y realizar ejercicio suave, como por ejemplo caminar. Además, también se pueden administrar analgésicos y antiinflamatorios, así como medicamentos específicos para la artrosis. Por otro lado, estudios como estos, que demuestran y analizan la relación entre dolor y meteorología, permiten ajustar los tratamientos farmacológicos de los pacientes en función de la previsión meteorológica. De este modo se evita el dolor y la incapacidad funcional, y ante todo se mejora la calidad de vida.

Irene García  •  jueves, 4 de octubre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos