Tener VIH no es lo mismo que tener SIDA: conoce las diferencias

¡Aprende a distinguir ambos conceptos de una vez por todas!

L.D

Diferencias entre el VIH y el SIDA

Son muchos los esfuerzos que se hacen diariamente para que el SIDA deje de ser un tema tabú a nivel mundial. Lo ha sido durante muchos años y poco a poco vamos conociendo un poco más sobre esta enfermedad que ha causado tantas muertes a lo largo de la historia.

El 1 de diciembre se celebra el Día Mundial del SIDA. El motivo de la celebración de este día es, además de darle visibilidad, tener una ocasión para mostrar apoyo a todas las personas que viven con el VIH y también conmemorar a las tantas que murieron por causa de esta infección.

Aunque hoy en día tenemos mucha más información que antes sobre el VIH y el SIDA lo cierto es que aún sigue habiendo muchas cosas que no sabemos alrededor de este tema. Por ejemplo, ¿sabías que no es lo mismo el VIH que el SIDA? En Diario Femenino te explicamos las diferencias para que puedas aprender a distinguir estos dos conceptos de una vez por todas.

¿Qué es el VIH?

Qué es el VIH

VIH son las siglas de Virus de Inmunodeficiencia Humana. Se trata del virus del que una persona se contagia y el cual provoca una infección. Concretamente, es el que causa la enfermedad del SIDA. Pero no es un virus cualquiera, es el responsable de dañar –de forma muy agresiva- el sistema inmunitario. De esta forma, el virus se va cargando poco a poco todas las células encargadas de producir anticuerpos –conocidas como linfocitos CD4- para que estas no puedan luchar contra cualquier agente externo que las ataque.

El VIH se pega a los CD4 e introduce su material genético en ellos para conseguir propagarse por toda la sangre y por todo el cuerpo, sin poder pararlo. Con el sistema inmune debilitado no se puede combatir el ataque de ningún agente externo, por lo que el organismo queda a merced de cualquier enfermedad o infección de la que pueda contagiarse.

Una vez que alguien se contagia con el VIH, el virus permanece en su cuerpo de por vida. No existe cura pero, sin embargo, hay medicamentos que ayudan a controlarlo y que permiten llevar una vida prácticamente normal.

¿Qué es el SIDA?

Qué es el SIDA

Se puede entender como la última etapa del desarrollo del VIH. Es la condición causada por el virus y, en esta etapa, el organismo vuelve a encontrarse tremendamente débil y a estar a merced de infecciones, enfermedades, cánceres

La buena noticia es que, a día de hoy, ha pasado de ser una enfermedad mortal a ser una enfermedad controlada con medicamentos. Gracias a ellos, se puede frenar la infección impidiendo que se siga replicando por el organismo. ¿El resultado? Da pie a que el sistema inmunitario se recupere y que no se llegue a desarrollar SIDA en términos mortales. 

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre VIH y SIDA?

Sida y VIH: diferencias

A menudo se usan VIH y SIDA como sinónimos. Sin embargo, debemos tener presente que no son lo mismo. Como hemos visto, el VIH es el virus que causa la infección y el SIDA la última etapa de esta infección. Es decir, no puede haber SIDA sin VIH pero, sin embargo, pueden pasar años desde que una persona esté contagiada con VIH y aún no haya desarrollado el SIDA. 

SIDA significa Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida y es la enfermedad resultante de todo el daño que el VIH ha producido en el cuerpo. Se considera que una persona tiene SIDA cuando su número de linfocitos CD4 es realmente bajo y puede contraer o ha contraído infecciones por ello. Es, por tanto, la fase más grave aunque, como te hemos dicho, por suerte con medicamentos se puede llegar a evitarla.

Antes, una persona contagiada con el VIH podía tardar en desarrollar el SIDA alrededor de 12 años. En la actualidad, ese proceso se ha desacelerado de forma realmente eficaz.

Para terminar, es importante que recuerdes que el VIH se contagia a través de relaciones sexuales y que podemos evitarlo si tenemos relaciones con preservativo. ¡Protégete!