Remedios contra las relaciones sexuales dolorosas

No son pocas las mujeres que sufren algún tipo de dolor cuando mantienen relaciones sexuales con penetración. En la mayoría de los casos este dolor se debe a lo que se ha denominado vaginismo, que consiste en la contracción involuntaria de los músculos perivaginales. Se trata de un acto reflejo, que las mujeres que lo padecen no pueden evitar, pero existen tratamientos para paliar este problema.

Lo primero que tienes que hacer si sientes dolor durante los actos sexuales es acudir a un ginecólogo. No tienes por qué sentir ningún tipo de vergüenza porque él va a ser el único que te podrá ayudar. Si el diagnóstico de tus problemas es vaginismo, el siguiente paso es buscar las causas para dar con el tratamiento más adecuado.Y es muy importante buscar meticulosamente las causas porque estas pueden ser de varios tipos: o bien físicas, o bien psicológicas, en cuyo caso la solución es acudir a un psicólogo especializado, y hacerlo, si tienes, junto con tu pareja.

Soluciones a las relaciones sexuales dolorosas

Causas físicas del vaginismo

Siempre insistimos en que debes de tener mucho cuidado con tu higiene íntima. Y esta vez insistimos con más ahínco porque muchas de las causas por las que se puede producir vaginismo suelen darse por una incorrecta atención en esta zona tan delicada. Por ejemplo una infección mal curada -causada muchas veces por enfermedades de transmisión sexual-, puede provocar una inflamación de la vagina que derive en esta enfermedad. La alergia al preservativo también puede ser una causa o incluso una masturbación brusca o el uso de prendas muy ajustadas.

También puedes llegar a este extremo si abusas de ciertos desodorantes íntimos; el primer síntoma de este abuso sería la irritación de la piel de la zona. Para evitar esto, en lugar de desodorantes utiliza para tu higiene íntima productos más adecuados que respeten el ph de tu piel, pero jamás los utilices para lavar el interior de la vagina.

Pero el vaginismo puede darse por motivos algo más delicados, por ejemplo, la existencia de una cicatriz en el interior de la vagina o incluso la existencia de un tumor, el caso más extremo.

Causas psicológicas del vaginismo

Que tu enfermedad viene derivada de una causa psicológica lo debe descubrir tu ginecólogo después de haberte hecho las pruebas oportunas y no haber encontrado nada. En este caso es muy importante que la terapia sea conjunta, es decir, junto a tu pareja. Y si no la tienes, armarte de valor y dejar que te ayude un verdadero experto. Las causas del dolor vaginal, si son psicólogicas pueden deberse a motivos muy delicados que no debes dejar en manos de cualquiera.

Por ejemplo, pueden sufrir vaginismo mujeres que hayan tenido algún tipo de experiencia traumática, aunque no necesariamente de naturaleza sexual. El miedo, la falta de comunicación, la falta de información, o incluso una educación excesivamente estricta con respecto a este ámbito, puede derivar en vaginismo. Si este es tu caso, es necesario bucear en tu interior y descubrir el verdadero problema para que puedas por fin disfrutar del sexo.

¡Nunca renuncies al placer!

Como te hemos dicho ya, no son pocas las mujeres que han sentido una sensación desagradable cuando mantienen relaciones sexuales. Si tienes esta experiencia, lo que tienes que tener claro es que no puedes tragarte este dolor. Debes comunicarte, hablarlo con tu pareja y, por supuesto, no seguir forzando la penetración mientras persista este dolor. Hacer el amor nunca debe suponer dolor, sino placer.

Pero la solución no está en abstenerse del sexo. Si mantener relaciones te resulta molesto debes acudir al médico, de lo contrario, puede ir a peor todo, tanto el dolor, como tus relaciones sentimentales.

Por otra, parte debes saber que las mujeres que sufren vaginismo pueden seguir disfrutando del sexo siempre que no sea por penetración. Que te duela la penetración, no quiere decir que no puedas tener un orgasmo.

Mientras pones solución a este problema, que debe ser siempre la que te recomiente tu médico, debes decirle a tu pareja que existen otras formas para que la mujer pueda llegar a sentir placer, por ejemplo, estimulando el clítoris. Simplemente prueba otro tipo de juegos.

Alexandra H. Gail  •  viernes, 8 de noviembre de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x