Sincronización menstrual entre mujeres: mito o realidad

Sincronización menstrual

Tres amigas deciden compartir piso. Al de unos meses de convivencia se percatan de que las tres tienen la menstruación a la vez, a pesar de que cuando comenzaron a vivir juntas, no coincidían en fechas. Es la consecuencia de la sincronización menstrual.

Tendemos a creer solo en lo que está demostrado, pero muchas veces nuestra propia experiencia personal es más fuerte y verídica que ningún estudio científico. Millones de mujeres a lo largo de la historia han percibido la comentada sincronización, pero la ciencia no ha sido capaz de confirmarlo.

Estudios sobre la sincronización menstrual

La primera persona en estudiar este fenómeno fue Martha McClintock, quien publicó sus conclusiones en la prestigiosa revista Nature en 1971. Sin embargo, McClintock era psicóloga y carecía de los conocimientos necesarios para tratar el tema desde un punto de vista científico. A pesar de ello, dejó un importante legado, ya que a la sincronización menstrual se la conoce también como 'efecto McClintock'.

Desde entonces se han efectuado múltiples estudios, pero lo cierto es que los más rigurosos y prolongados en el tiempo no han sido concluyentes, por el contrario, algunos de los que se han realizado durante períodos de tiempo más cortos, sí han obtenido resultados.

Podría ser entonces que la sincronización se produzca en una primera fase de contacto entre mujeres, perdiéndose después ese efecto con el tiempo, a pesar de continuar la convivencia. O, podría ser también que sean simples coincidencias y en realidad no exista el 'efecto McClintock'.

Paula Díaz  •  miércoles, 6 de marzo de 2013

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos