Cómo superar el miedo al dentista

Miedo al dentista

No lo puedes evitar, te aterroriza la idea de ir al dentista. En cuanto te imaginas tumbada en esa silla notas palpitaciones, empiezas a sudar y te entra la angustia. La sola idea de sentarte en la sala de espera te produce escalofríos. Así que llamas a tu dentista y cancelas la cita esperando armarte de valor para la siguiente. Tal vez tengas odontofobia, un trastorno admitido ya por la Organización Mundial de la Salud y que afecta al 15 % de la población.

Miedo al dentista

Aunque no se trate de una fobia que nos impida cumplir con las revisiones bucodentales obligadas, la mayoría de las personas tenemos miedo al dentista. A las mujeres nos ocurre otro tanto con el ginecólogo, por lo que ya sumamos dos especialidades médicas a la lista de las revisiones que posponemos una y otra vez por temores incontrolables.

Sabemos que la visita al dentista es, cuando menos, incómoda. Pero la mayoría de las veces puedes salir de la consulta sin haber padecido ningún dolor físico, porque es el miedo anticipado el que te produce la tensión muscular y la ansiedad. Convencerte a ti misma de que acudir periódicamente a las revisiones bucales puede librarte de complicados tratamientos odontológicos es el primer paso para perder el miedo al dentista.

Porque cualquier problema bucodental, si se detecta a tiempo, tiene un tratamiento más sencillo que si dejas que avance la enfermedad. Se trata de pasar un mal trago para evitar un mal mayor. Así que no te saltes ninguna visita al dentista.

Cómo superar el miedo al dentista

Lo que siempre te dicen es que tienes que acudir a la consulta del dentista lo más relajada posible, lo que nunca te dicen es cómo se consigue eso. Por suerte, los avances tecnológicos en medicina se orientan también a reducir los temores de los pacientes y a lograr que se sienta más cómodo y tranquilo. Por eso, muchas clínicas dentales ya no tienen ese característico olor a dentista que te hacía temblar de pánico nada más entrar a la consulta.

Una decoración que invita a la relajación y a la tranquilidad, música ambiente y personal con altas dosis de empatía son algunos de los recursos más utilizados para que la visita al dentista se haga menos desagradable. Pero hay otras innovaciones que te facilitarán la tarea de sentirte más cómoda, porque ahora, científicos británicos han ideado un sistema para silenciar el torno. Ese ruido que es el que más te atemoriza que identificas con el dolor, aunque en la mayoría de los casos no sea así.

Porque el dolor hace ya tiempo que es evitable en cualquier tratamiento odontológico. Las agujas para la anestesia cada vez son más finas y hay dentistas que te adormecen primero la zona con un spray para que no notes el pinchazo. En todo caso, parece que se trata de elegir el dentista adecuado. Y para los casos más graves de miedo al dentista, hay algunas clínicas, aunque no muchas, que utilizan la anestesia general para que no te enteres de nada.

Laura Sánchez  •  jueves, 22 de noviembre de 2012

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos

Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información aquí

x