Higiene dental en la menopausia

higiene dental menopausia

Los problemas bucodentales asociados a la menopausia son los grandes desconocidos. Por eso, es muy importante acudir a un especialista recibir tratamiento médico para superar estas afecciones y mejorar la calidad de vida.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), en el año 2030 habrá más de un billón de mujeres con más de 50 años. Este aumento de la esperanza de vida traerá consigo un aumento paralelo de la incidencia de enfermedades asociadas a esta etapa.

Esta etapa de la vida de la mujer se caracteriza por la disminución de la actividad de los ovarios y de la producción hormonal que conlleva ciertos cambios en el organismo. Sofocos, fatiga, sudor nocturno o cambios de estado de ánimo son alguno de los trastornos más conocidos. Sin embargo, se desconocen los problemas bucodentales asociados a esta fase.

El descenso de la producción de hormonas conlleva una serie de modificaciones en las encías, la mucosa bucal y el hueso que sustenta los dientes. Estos cambios pueden hacer perder color a los dientes, alterar su forma e incluso provocar la pérdida de piezas. Además, es más frecuente la aparición de otros síntomas orales como la sensación de ardor o sequedad en la boca. Los expertos de Vitaldent resumen las patologías bucodentales más frecuentes que padecen las mujeres en esta etapa.

Molestias dentales en la menopausia


+ El síndrome de ardor bucal. Este síntoma es más frecuente en las mujeres postmenopáusicas, es decir, los años posteriores a la fecha en que definitivamente cesan las menstruaciones. Se caracteriza por un ardor intenso y una sensación de quemazón que afecta principalmente a la lengua y, en ocasiones, a los labios y las encías. Además del ardor, esta afección puede dificultar la ingesta de comida, provocar sequedad bucal o dolor dental.

+ Boca seca. Las glándulas salivales producen una secreción más pobre que puede desencadenar en el síndrome de la boca seca, también denominado xerostomía. Esto puede derivar en problemas para masticar, tragar, saborear alimentos o incluso hablar.

+ Gingivitis descamativa. Se caracteriza por ocasionar separación de las capas externas de las encías dejando al descubierto las terminaciones nerviosas. Por esta razón, es más dolorosa y molesta; incluso el tejido que da soporte a las piezas dentales es tan frágil que se desprende simplemente al frotarlo.

Caries radiculares. Como consecuencia de la gingivitis descamativa, la zona de la raíz del diente queda al descubierto, aumentando el riesgo de la aparición de caries en esta zona.

+ Enfermedades periodontales y pérdida de piezas dentales. Estas alteraciones están relacionadas con las alteraciones en el hueso u osteoporosis durante la fase de la menopausia.

Redacción Diario Femenino  •  viernes, 30 de septiembre de 2011

DF Temas

0 comentarios

Avatar

DF Fotos